58ª ZINEBI (2ª PARTE): LAS MEJORES ÓPERAS PRIMAS

futuro

La película ganadora del ZIFF ha sido la argentina El futuro perfecto (2016) de Nele Wohlatz, estrenada en Locarno en agosto. La cinta es sencilla y humilde, y el tono es ligero, por lo que resulta agradable de ver. Pero en mi opinión es bastante ingenua la caracterización del personaje principal y aunque sea considerada una ficción no logra convencer ni atrapar al espectador. Le falta fuerza, garra, consistencia… Sin lugar a dudas ha habido obras mejores en la sección, pero como la decisión del jurado es totalmente subjetiva no hay nada que reprocharles, simplemente hay que aceptar su decisión. La historia se centra en Xiaobin una china de 17 años que acaba de mudarse a Argentina, puesto que, su familia vive allí hace ya un tiempo. Enseguida empieza a trabajar en un supermercado y en secreto asiste a clases de español porque su deseo es aprender a desenvolverse adecuadamente en su nuevo contexto, digan lo que digan sus padres. De hecho sus padres piensan que estudiar español es una pérdida de tiempo, ya que, su madre quiere que además trabaje en la tintorería de la familia. Xiaobin, sin embargo, aspira a mantener cierta autonomía aunque viva con su familia y dependa, de cierta manera, de la comunidad china que vive en Argentina.

Como en clases de español están aprendiendo a conjugar verbos en futuro, la protagonista, sueña con casarse con un buen hombre, aunque éste no sea de origen chino. En una comunidad que tiene fama de cerrada y endogámica, está claro de que la propuesta es interesante, ya que, nos presenta a personas de origen chino que están dispuestas a integrarse completamente en la sociedad de acogida. Pero, por desgracia, no estamos ante una buena película.


Tramontane/Rabih (2014)
es la ópera prima del libanés Vatche Boulghourjian, quien estudió el máster de bellas artes en la universidad de Nueva York. Se trata de una pequeña historia que en algunos momentos llega a conmover al público, y aparte de conseguir poner las emociones a flor de piel nos plantea el espinoso y siempre delicado tema de las mentiras dentro de una familia cualquiera. Es entretenida e intrigante, aunque sea una pequeña historia. Como ya advirtieran las feministas hace algunas décadas, las relaciones de poder no sólo se dan entre imperios y naciones, sino dentro de una familia o pareja, por ello las relaciones personales deben ser analizadas minuciosamente desde la óptica política. Resulta que un trámite administrativo rutinario hará que Rabih, el joven protagonista de este relato, descubra los oscuros secretos que escondían su madre y su tío. Rabih es músico y su grupo de músicos y coristas ha sido invitado a Europa para dar algunos conciertos, así que, acude a la comisaría de policía para que le expidan el pasaporte. No obstante, resulta que su documento de identidad es falso y ese hecho detona la acción de la narración, ya que, Rabih necesita conocer su verdadero pasado. Necesita conocer la verdad para saber quién es realmente, pero ni su madre ni su tío están dispuestos a decirle la verdad. Tienen mucho que perder, sobre todo, el poderoso y respetado tío. Al final, esta historia nos recuerda a los casos de los bebés robados durante la dictadura de Argentina, después de hacer desaparecer a los comunistas considerados enemigos de la nación, las familias del régimen se quedaban con los niños de esos mismos padres que habían aniquilado cruelmente.

El tío que era capitán durante la guerra seguramente habría matado a personas civiles e inocentes y en uno de esos ataques robó a uno de esos niños que habían quedado huérfanos para dárselo a su hermana. El autor nos plantea el tema de la mentira. Es innegable que existen diferentes tipos de mentiras, y que puede ser lícito y hasta conveniente que en muchas ocasiones las personas mientan para no hacer daño a las personas de su alrededor, pero hay mentiras que atentan contra la dignidad y el respeto de los seres queridos. Sabemos por la gran repercusión del que gozan los medios de comunicación en la actualidad que la información es poder, por ello, las relaciones deben basarse en la honestidad, porque si en un momento dado se descubriera que la otra parte ha omitido o escondido una valiosa y crucial información ese hecho podría cambiar drásticamente la naturaleza misma de la relación.

donald

Donald Cried (2016) del estadounidense Kris Avedisian es una divertida y absurda película de ficción. Los acontecimientos que muestra son algo exagerados, ya que, el protagonista principal, Donald, interpretado por el director mismo, es todo un personaje. Se trata de un loco de remate, pero al fin y al cabo es entrañable porque es bondadoso y generoso. Es un indefenso imbécil que transmite ternura, un incomprendido en estos tiempos tan competitivos. Vive con su madre y su nuevo novio, no es nada ambicioso por eso no le interesa demasiado su trabajo, se pasa el día colocándose, y masturbándose porque es incapaz de conseguir a ninguna mujer, pero en el fondo es un buen chaval con un gran corazón. En una sociedad como la estadounidense en la que el arte de aparentar es fundamental tal y como puso de manifiesto la paradigmática American Beauty de Sam Mendes, Donald es un bicho raro porque es auténtico como él solo. Peter, uno de sus mejores amigos de la infancia, acaba de volver a su lugar de nacimiento a consecuencia de la muerte de su abuela. Peter en realidad no quiere saber nada de su viejo amigo, pero como ha perdido la cartera en el trayecto del aeropuerto al pueblo no tiene más remedio que pedirle prestado algo de dinero a su ex amigo para poder regresar a la ciudad.

El planteamiento da a lugar a escenas desternillantes e incómodas a partes iguales, ya que, Donald está encantado de que su viejo amigo le haya visitado después de tantos años. No obstante, Peter no se siente a gusto en su pueblo natal por eso mismo huyó a la ciudad, ya que, ese pueblo saca lo peor de él. Es un lugar donde no hay nada que hacer, entonces Peter en el pasado se comportaba como un cabrón con sus compañeros. Está claro que no podía desarrollar su sensibilidad ni sus habilidades rodeado de cafres ignorantes que no aspiraban a nada en la vida. Si una persona no dispone de unas mínimas condiciones que sean favorables para poder desarrollarse sexualmente, emocionalmente o intelectualmente con normalidad es normal que acabe dañando a sí mismo y a los demás.

Salvando las distancias porque el tono de esta cinta es cómico, la historia me ha recordado la magnífica La visita (2014) del chileno Mauricio López Fernández, donde se recalcaba de manera magistral la importancia que tiene un determinado contexto a la hora condicionar la conducta de cualquier persona. La identidad de cada individuo se construye a través de las interacciones sociales, por tanto, el contexto es determinante en la construcción de la identidad personal y colectiva y si varía repercute irremediablemente en el proceso de la identidad. Woody Allen también planteaba la misma cuestión en Zelig, pero La visita me pareció realmente brillante, a pesar de que 2 años después de su estreno siga siendo desconocida para el gran público.

RAT FILM

A continuación pasamos a comentar un documental totalmente convencional pero no por ello irrelevante que se estrenó en Locarno. Rat Film (2016) de Theo Anthony es un interesante documental que plantea el tema de la relevancia del urbanismo con el fin de reivindicar que todos los ciudadanos de cualquier urbe del planeta deben disfrutar de una buena calidad de vida. Porque si los mandatarios hacen caso omiso de sus obligaciones y dejan de proporcionar servicios públicos de higiene (alcantarillado…) a una parte de la población, la gente de los barrios marginados se enfrenta a los problemas relacionados con la salud pública. La historia se centra en las comunidades más pobres de Baltimore en Estados Unidos donde vive la mayoría de la población negra y por la falta de dejadez de las autoridades los vecinos tienen que enfrentarse a la plaga de las ratas de noruega.

Es increíble cómo las inercias de los gobernadores hacen que siempre salgan perdiendo los más miserables. A principios del siglo XX el estado de Maryland aprobó la ley de segregación residencial para que los ciudadanos blancos no tuvieran que convivir con vecinos de raza negra. Sin embargo, esa ley era contraria a la constitución del gobierno federal, así que, los mandatarios y poderosos tuvieron que buscarse otro modo para que los negros no salieran de sus respectivos guetos. Por tanto, los agentes inmobiliarios se aseguraban por contrato de que los inquilinos que vendieran la casa no se la vendieran bajo ningún concepto a una familia negra. Ha pasado un siglo desde entonces, pero las repercusiones de esas decisiones políticas y económicas siguen teniendo un impacto considerable en la vida de los ciudadanos de raza negra.

Sin embargo, el autor va más allá y aparte de denunciar poniendo en evidencia la ineficacia del sistema democrático estadounidense también pone en cuestión la autoridad científica dando a conocer los estudios de dos científicos que querían resolver el mismo problema. Para atajar el grave problema de las ratas uno de los científicos, el infame Curt Richter ideó un veneno para exterminarlas (es quién creó el moderno veneno para exterminar las ratas), pero en vez de erradicar la plaga sólo consiguió que proliferaran más y más. En realidad como era de esperar el problema no eran las ratas, las ratas eran la inevitable consecuencia del abandono de esos barrios deprimidos por parte de las autoridades políticas competentes. En Estados Unidos declaran la guerra a todo, por eso me parece muy ingenuo el planteamiento que hace Villeneuve en su última obra: La llegada. Tal y como nos mostraba Eugene Jarecki en su extraordinaria The House I Live In (2012) la guerra contra la droga impulsada por la administración Nixon en los años 70 tenía como objetivo someter y dominar a las minorías étnicas de Estados Unidos.

Por tanto, en vez de declararle la guerra a las ratas solamente había que aprobar un plan de urbanismo para derruir las casas en ruinas y deshabitadas, y llevar a cabo la debida limpieza y restauración del alcantarillado para promover la buena salud de todos los vecinos, incluidos los pobres.

people

Y para terminar el repaso a las óperas primas estrenadas en Zinebi quisiera comentar la producción israelí People That Are Not Me (2016) de la joven cineasta Hadas Ben Aroya. Se trata de una historia de amor ligera y agradable que tiene bastante potencial en lo comercial, pero que en algunas de las conversaciones mantenidas por los protagonistas se nota que la cineasta todavía tiene que madurar. Pero según los organizadores estamos ante una película fresca que tiene su interés. La autora que interpreta a la protagonista principal al igual que hiciera nuestro querido Xavier Dolan en Yo maté a mi madre (2009) trata de plantear los sin sabores a los que se enfrentan los jóvenes de hoy en día en cuestiones de amor. Porque más que una historia de amor es una narración de “deseando amar”, ya que, la protagonista no puede olvidar a su antiguo amor. Y en busca de un poquito de amor y cariño usará el sexo para atraer a los hombres. Justamente se encuentra con un viejo amigo que acaba de llegar de Berlín y él aunque le diga en todo momento que no quiere nada serio con ella la chica no puede evitar sentirse ilusionada por él.

No hay duda de que las expectativas juegan un papel fundamental en las relaciones amorosas, por esa misma razón hay que evitar meterse en callejones sin salida. Pero es fácil decirlo y difícil llevarlo a cabo cuando uno se siente solo y desamparado o cuando está locamente enamorado. Como sostenía Marie-Carmen García autora de la investigación Amours clandestines (2016) sobre los amores “ilícitos” entre hombres casados y sus amantes, la esperanza de que al final el hombre deje a su esposa hace que las amantes no se decidan a cortar la relación y lo pasan fatal al final. Porque muchas personas creen ingenuamente que la religión terrenal del amor (o el amor romántico) supera todas las barreras que pueden existir entre los amantes, es decir, esa idea tan extendida de que el amor lo puede todo condiciona las expectativas y los comportamientos de cierta manera, pero lo que no quieren aceptar algunas de esas amantes es que una persona pragmática puede buscar a más personas para satisfacer sus necesidades y deseos emocionales y/o sexuales. La mayoría de las personas que están casadas no dejarían a sus parejas de ninguna manera porque lo que buscan fuera de la relación principal es pasión, aventura y sexo. Y para terminar, me gustaría destacar la última escena de la película, que es realmente cautivadora y que refleja perfectamente la locura y la sin razón del amor.

BEÑAT EIZAGIRRE INDO.-

13 thoughts on “58ª ZINEBI (2ª PARTE): LAS MEJORES ÓPERAS PRIMAS

  1. Kaixo Beñat!
    Me ha gustado la manera en que has presentado los trabajos de los que hablas. En particular, me ha llamado la atención “People That Are Not Me”, “Tramontane/Rabih” y “El futuro perfecto”. Creo que, siguiendo lo que has dicho, están ligadas respecto al conocimiento de uno-mismo (es decir, de cada protagonista). En la dirigida por la cineasta libanés, la protagonista tiene que reconocerse a sí misma toda vez que no ha superado su antigua relación amorosa, lo cual la lleva a buscar en el sexo el camino que considera la llevará a encontrarse consigo. En la segunda, el protagonista tiene que urgar en su pasado para ver quién es él; mientras que en la argentina, la china tiene que encontrarse y construirse en el futuro, en una sociedad extraña. Vale, entiendo si estás en desacuerdo con esto que he dicho. Así, en estás tres, allende la temática, que para conocerse mejor hay que escudriñar en nuestro pasado, construirnos en el presente y tener perspectivas para el futuro.
    Como he visto que no te pareció que la ganadora fuera “El futuro perfecto” te pregunto ¿a quién le hubieses dado el premio?
    Saludos amigo!

  2. Kaixo Miguel.

    Si te conoces mejor a ti mismo te será más fácil saber a dónde quieres llegar y por tanto, elegirás un camino en vez de otro. A medida que vayas aclarando lo que quieres en la vida, el futuro se vislumbrará con más claridad, eso está claro. Las respuestas se encuentran en nuestro interior, pero para descubrirlas necesitamos confrontar nuestras ideas y pensamientos con los demás para ir descartando las falacias que no nos dejan avanzar en el camino. Para ahondar en las respuestas que aguardan en nuestro interior necesitamos ponerlas a prueba confrontándolas constantemente con el otro.

    Los pensamientos negativos son los que nos atan al pasado, los que nos paralizan en el momento presente y los que nublan el futuro. Tenemos que cuestionar esas falsas creencias que venimos arrastrando y que nos impiden crecer y para ello necesitamos la ayuda y el apoyo de alguien más.

    Para mi gusto eran mejores Tramontane, Donald Cried o People That Are Not Me, pero como sabes yo no formaba parte del jurado.

    Gero arte, amigo.

  3. Iepa Beñat!

    Es difícil y pesado el camino que hay que seguir para llegar al autoconocimiento. Me recuerdan tus palabras a lo que Descartes dice en las Meditaciones Metafísicas acerca de que para llegar a un conocimiento puro hay que comenzar por hacer un examen de todas las creencias que hemos aceptado acríticamente; esto es, dudando de todo el conjunto de nuestras creencias (lo que constituye la duda metódica). Siguiendo con tus planteamientos, parece que estás sugiriendo una especie de diálogo metódico (una especie de mezcla entre cartesianismo y platonismo) para ir conociéndonos a nosotros mismos sin caer en una especie de solipsismo. Porque con el diálogo con los otros salimos de lo subjetivo para alcanzar lo intersubjetivo de nuestras ideas.
    Sí, sé que no estabas en el jurado, porque de haberlo estado otro gallo hubiera cantado. Gracias por tu respuesta. Espero que no te parezca descabellada la mía.
    Ongi izan compadre!

  4. Kaixo Miguel.

    No he leído a esos grandes pensadores de todos los tiempos que mencionas porque he crecido viendo series de animación japonesas y novelas mexicanas, por tanto, abogo por defender la cultura de masas. Creo que el conocimiento está en todas partes, si eres un buen observador. Además, no tengo nada en contra de Platón o Descartes, simplemente pienso que hay que transmitir la sabiduría de manera atractiva. Hay que seducir al espectador. En vez de aburrir a las personas con grandes clásicos como la Biblia o Meditaciones Metafísicas, sería mejor recomendarles productos más atractivos que logren atrapar al espectador y mantengan el interés.

    Todo el mundo ve series y películas comerciales, pero sólo algunos leen filosofía. Esa es la diferencia, por ello, hay que adecuar el mensaje al gusto de la mayoría.

    Sin embargo, tu reflexión es interesante. El diálogo debe ser constante, pero dudar te puede hacer fallar, ¿no crees? Una amiga me dijo una vez que “si dudas fallas”. ¿Qué dices a eso?

  5. Kaixo Beñat!
    Ahora sí que te has puesto bastante inflexible (naaa… es broma).
    Entiendo tu punto, pero no concuerdo contigo en muchos aspectos. Dices que creciste viendo novelas y anime, pero de éso no se exlica el porqué de tu defensa por la cultura de masas. Habría que pensar que, por ejemplo, los melodramas televisivos en vez de hacernos reflexionar sobre temas importantes de la vida, tal como tú has defendido, en realidad vuelven al espectador un pensador perezoso. En cambio, decir que las grandes obras literarias son una manera poco loable, porque son aburridas, de incitar al individuo a reflexionar sobre cuestiones vitales, eso sí me parece que has ido muy lejos. No digo que leer sea la panacea, que libere al hombre de las cadenas de la ignorancia; quiero decir que al leer los límites de nuestro mundo se ensanchan. Sinceramente… Qué flojera o pereza ver siempre las mismas historias estandarizadas de las telenovelas. Sólo digo que hay que encontrar un buen balance entre lo que vemos en TV, el cine e Internet respecto a lo que leemos.
    Respecto a la frase “si dudas fallas”. Cuando digo que hay que poner en duda muchas de nuestras creencias es con el fin de tratar de llegar a un conocimiento que nos permita actuar. La frase hace referencia al momento de actuar y ahí sí le concedo plausibilidad. Por algunos casos, si dudo al cobrar un penalty en el fútbol, puedo fallar; o si dudo al dar un paso por la cuerda floja, fallaré y posiblemente caeré. Yo me refiero a la duda previa a la acción, la que nos posibilita dirimir qué camino tomar y actuar en consecuencia. Recuerdo que siempre estamos dudando, por ejemplo ante el asombro que nos causa un evento, dudas y nos preguntamos ¿por qué ocurrió? La duda es de los primeros peldaños para cambiar nuestras creencias erróneas y así actuar de la mejor manera posible. La idea de tu amiga, es trivial.
    ¿Qué dices?

  6. Kaixo Miguel.

    Has sacado tu artilleria pesada, te lo agradezco. Es muy interesante todo lo que me dices. Aunque los críticos no lo quieran reconocer, algunas de las novelas de Televisa son más complejas que muchos productos mainstream. Las novelas hablan precisamente de cómo el miedo, el rencor, la avaricia, la sed de poder y de venganza llevan a personas normales y corrientes a cometer atrocidades, por tanto, reflejan perfectamente cómo la nula educación emocional hace estragos en la vida de las personas. Dan una acertada y realista explicación del origen del mal en el ser humano y por consiguiente, la tesis que defienden es reveladora: si uno no gestiona adecuadamente sus miedos e inseguridades puede tomar malas decisiones que afectan gravemente a los demás. Hay personajes que gracias al amor y la consideración de otra persona consiguen darse cuenta de que han cometido errores, y por ende, intentan cambiar el rumbo de sus vidas, y hay otros que son necios y rencorosos que acaban arruinando sus vidas.

    Los blockbusters de Hollywood no plantean este tipo de problemática, banalizan la violencia y siempre delimitan claramente la frontera del bien y del mal. En el cine dominante de Hollywood cuando se habla de violencia se suele hablar de psicópatas y asesinos en serie, pero la verdad es que la semilla del mal está dentro de cada uno de nosotros. Como la mayoría nos queremos sentir buenas personas, excluimos la maldad que habita en nosotros a través de los malvados.

    Y siguiendo con las características de las novelas mexicanas he de decir que logran que las personas se sientan identificadas. Los autores plantean los problemas que nos afectan a todos, por tanto, el gran público se siente interpelada por las historias. Los espectadores tienen la oportunidad de pensar sobre su propia situación vital y reflexionar sobre sus propias acciones. Tienes razón cuando afirmas que pueden ser historias prefabricadas y estandarizadas, pero en realidad no importa siempre y cuando nos hablen de los problemas reales de la gente.

    Además transmiten una visión romántica del amor, pero al fin y al cabo el romanticismo es la consecuencia lógica de la fragilidad del ser humano. Nos cuesta mucho afrontar nuestros miedos si no contamos con una persona que nos quiera. Necesitamos apoyo y comprensión. El romanticismo pone en valor el amor, en vez de decir “gracias por soportarme y aguantarme” decimos “eres hermoso”. Si quieres disfrutar de relaciones amorosas honestas puedes ver las producciones de Chuck Lorre, por citar los más famosos, Dos hombres y medio y Big Bang, pero la mayoría de las series abogan por una visión romántica del mundo.

    Las series y novelas nos plantean los problemas cotidianos de la vida, y es por eso que nos interpelan directamente a todos nosotros. La ficción siempre será un vehículo eficaz y tremendamente atractivo para hacer reflexionar a las personas, por ello, me es más interesante ver, leer y recomendar obras que están dirigidas para la gente sencilla. Yo no tengo porque leer la Biblia para hablar de dios y de la trascendencia o de la naturaleza del ser humano, puedo acudir a la Ficción, en todos sus vertientes, para poder reflexionar sobre todo tipo de cuestiones. Hay filósofos que defienden el recurso de la ficción en la educación sentimental o moral. Hay que conseguir que el conocimiento sea atractivo, y la Ficción es la herramienta perfecta para ello. La ficción que plantea los problemas filosóficos es más interesante y más relevante que la propia filosofía.

    Resumiendo, hay personas de todo tipo, y lo mismo pasa con las películas, libros y novelas. Hay que aproximarse a todos esos productos con conciencia crítica. Tú marcas la diferencia.

    Respecto a la segunda cuestión estoy de acuerdo contigo. Tienes la boca atascada de razón. La duda es indispensable antes de tomar una decisión, pero cuando uno tiene las cosas claras tiene que mostrarse determinante y decidido.

    Gracias por compartir tus reflexiones con nosotros. Hasta la próxima, Miguel.

  7. Kaixo Beñat!

    Gracias por sacar tu artillería pesada, de manera análoga a como lo hice. Creo que decir que uno de los objetivos que comparten la gran mayoría de historias que son representadas en teatro, televisión y cine es reflejar o dar cuenta de algún(os) aspecto(s) de la realidad. No creo que alguno consiga plenamente este objetivo. Las representaciones científicas, artísticas, etc., no reflejan totalmente la realidad. Por ello dudo si realmente ¿las telenovelas nos dan una visión acertada o reflejan la realidad y por ello el espectador se siente identificado con lo que ve? Siguiendo lo que dices, podemos ver telenovelas en las que la chica pobre se casa con el muchacho rico y viven felices o el melodrama donde ser narcotraficante está bien. Me parece que la gente común y corriente, de a pie, como tú y como yo, no se ve reflejada o se identifica con estas temáticas, se les influye la idea aspiracional de ser como los protagonistas de esos programas. No veo una correspondencia tan fuerte como dices.
    Asimismo, no veo una consecuencia lógica entre fragilidad humana y romanticismo. Ya que si dices que hay tal, entonces no puede seguirse otra cosa de la fragilidad que romanticismo, pero puedo decir que de la fragilidad se pueden seguir muchas más cosas, como la violencia, la agresión, el odio. Así, un animal al sentirse acorralado-frágil, como un gato rodeado por perros, luchará tirando zarpazos; o un niño pequeño es frágil y sufre de acoso por parte de uno mayor, odiará a este último y si un día se atreve le soltará un puñetazo.
    Sobre el punto de la ficción, te pregunto:¿acaso la Biblia no puede ser considerada como Ficción? Además, no sólo tenemos que reflexionar con base en los trabajos literarios, cinematográficos o televisivos, lo que tenemos que hacer es reflexionar acerca de nuestras acciones en el mundo. Ahí es donde tiene que empezar la reflexión, siendo complementada por la ficción.
    Eres un incitador Beñat.
    Ongi izan!

  8. Kaixo Miguel.

    Es innegable que todos los productos culturales hablan de la condición humana y del mundo que nos rodea, pero como sabrás hoy en día cineastas como Tarantino, por ejemplo, se nutren del cine y no de la realidad para contar sus historias. La materia prima de las películas que escribe y dirige Tarantino no es lo que ha vivido en sus carnes, sino lo que ha visto en la pantalla desde que es pequeño. Algunos autores están más pendientes de seguir las convenciones de un determinado género o subvertirlos, pero lo que les interesa es el cine. Por tanto, la Ficción que hemos heredado (sea la Biblia o el western americano) condiciona enormemente nuestro imaginario y por ende, nuestros deseos y sueños. La Biblia es un libro de ficción muy influyente, por eso mismo yo prefiero otro tipo de ficciones que sean más atractivos y amenos.

    Una persona decide qué actitud tomar ante la vida y ante determinados productos culturales. Puedes quejarte acriticamente o puedes intentar sacarle provecho a productos dominantes que en principio no parece que tengan mucha miga. Depende de la persona, al fin y al cabo. Uno puede poner el foco en aspectos que pueden servirle para la propia reflexión. Las narraciones siempre dejan resquicios, y si uno está atento puede cuestionar los estereotipos y los comportamientos que se reproducen en la pantalla. Si una persona es crítica y reflexiva lo será siempre, da igual si se trata de una película comercial o una novela de Televisa.

    Hay gente que desprecia el cine clásico de Hollywood, pero es porque no han superado los prejuicios que les han sido inculcados. Pero es más fácil afirmar que las producciones de Hollywood son todas igual de reaccionarias que investigar y ver esas películas sin ningún tipo de prejuicios. O decir que John Ford fue un fascista sin conocer su fructífera filmografía. O decir que las novelas de Televisa son simples cuando no te has sentado a analizarlas detenidamente. Solemos criticar y caricaturizar aquello que no conocemos, pero como te dije hay una gran diferencia entre Platón y la Biblia, por una parte, y las novelas o series, por otra. Si queremos que la gente reflexione sobre un determinado tema es más eficaz que las preguntas sean planteadas a través de un medio que sea accesible para todos.

    Yo debería leer a Platón antes de decir nada sobre él, pero no me hace falta, porque no es relevante para la mayoría de nosotros. Lo es para los filósofos y para gente estudiosa, pero aquí lo relevante no es Platón, sino las cuestiones filosóficas. Lo importante es que el mensaje llegue al receptor para que pueda pensar sobre el mundo que le rodea. Por eso defiendo la cultura de masas porque gracias a la tecnología consigue colmar de emociones a todos los espectadores del planeta.

    Es igual que sucede con los evangelistas, te dicen que para conocer la verdad de Dios y del mundo necesitas ir al origen, necesitas conocer la palabra de Dios. Ellos deberían abrirse para que todo el mundo pudiera participar en el debate, pero no les interesa la gente, les interesa salvar su culo. Tendrían que adecuar su mensaje a los tiempos que corren para que todos puedan participar en el debate que plantean. Pero no son inclusivos, son excluyentes. Imagínate Miguel que yo te dijera lo siguiente: “si no aprendes euskera no podrás debatir conmigo”. Sería absurdo. Para poder entablar el diálogo con evangelistas o adventistas te obligan a leerte la Biblia, te tratan como si fueras un niño. Eso es querer someter al otro imponiendo tus propias convicciones. No reconoces al otro porque no está de acuerdo con tus convicciones y le niegas la palabra porque no conoce a Dios, es un infiel. Por tanto, lo que tenemos que hacer es buscar lo que nos une, en vez de lo que nos separa. Y Platón, Descartes, la Biblia, o el euskera nos separan. Espero haber sido lo suficientemente claro.

    Sobre la cuestión del binomio fragilidad-romanticismo tienes razón. Como tú muy bien comentas hay muchas posibilidades.

    La ética proviene de las emociones (los simios no van a la escuela ni conocen los diez mandamientos, pero tienen comportamientos solidarios entre los del grupo), depende totalmente de ellas, por eso el cine puede ser una poderosa herramienta para incitar a todos nosotros a que reflexionemos sobre todo tipo de cuestiones. La ficción convierte casos particulares en universales, y a partir de ahí podemos entablar un debate entre todos.

    Gero arte, Miguel.

  9. Iepa Beñat!
    Muchas gracias por las ideas que has plasmado. Ahora sí que, en la gran mayoría, tienes la boca atascada de razón. Sólo quiero destacar algunos puntos: (1) Sí, la ficción condiciona nuestro imaginario, (2) uno se enfoca en los aspectos de la muestra en escena, de lo que ve, que desea para reflexionar, (3) concuerdo en que el cine al ser un medio accesible -no digo para todos- es eficaz para incitar la reflexión, (4) ¿Platón irrelevante? No lo creo pero aquí dejamos este asunto y (5) concuerdo con la crítica que haces a evangelistas u otras “sectas religiosas”.
    Con lo que dices sobre la ética, se deja entrever claramente la necesidad de una educación sentimental.
    Gero arte carnal!

    • Kaixo Miguel.

      Eres bueno ordenando y estructurando las ideas, se nota que eres todo un académico. No he dicho que Platón sea irrelevante ni mucho menos, me refería a que la mayoría de nosotros no tiene interés en ese tipo de autores. Sucede exactamente lo mismo que con las películas de Zinebi, puede que sean interesantes y relevantes, pero eso es lo de menos. Como no van a llegar a estrenarse en los cines ni van a editarse en formato dvd/blu ray esas películas nunca van a ser relevantes para la mayoría. Y no me interesan los productos que son minoritarios aunque sean éticamente irreprochables. Yo más bien diría que son productos para elitistas. ¿Platón es para elitistas? ¿Qué dices a eso?

      • Kaixo Beñat!!!

        Sólo traté de sacar los puntos relevantes de tu discurso, que es bastante estructurado, lo cual denota que tú también eres muy académico.
        Me queda claro que para ti el medio es condición de posibilidad para llegar a un público mayor e incitar la reflexión. Acerca de si los grandes autores de la literatura (filósofos, historiadores, poetas, etc.) no son relevantes porque el medio en que se distribuye su trabajo no es muy atractivo o porque un libro puede costar mucho dinero, en eso sí te doy la razón. Pero sucede algo curioso, hace un par de años, y ahora mismo, la editorial Gredos ha publicado la colección Grandes Pensadores a un precio accesible y con traducciones rescatables; al menos, acá en México la demanda ha sido enorme, ¿será que leer a Platón, Descartes, Kant u otro filósofo ahora sea relevante y atractivo? Puede ser una moda, pero no creo que sean sólo para elitista. De tu idea acerca de que no te gustan los productos, aunque éticamente irreprochables, minoritarios y decir que las películas exhibidas en Zinebi son de esta clase, te pregunto: ¿no se sigue que tú eres un elitista porque vas a este tipo de festivales? Si eres consecuente con lo que predicas, en sentido estricto, no tendrías por qué asomar las narices en dichos eventos elitistas.
        Gero arte!

        • Kaixo Miguel.

          He leído sobre las relaciones entre el cine y la historia, por ejemplo, y lo cierto es que muchos académicos critican a los directores porque tergiversan los hechos históricos en favor de la épica o el dramatismo. Yo pienso que académicos y artistas deberían colaborar estrechamente para que las producciones (sean de tono filosófico o dramas de época, lo mismo da) sean atractivas para el gran público y que sean lo más honestas posibles. No tienen porque ser excesivamente rigurosas desde el punto de vista científico, ni éticamente impecables, simplemente tendrían que plantear problemáticas de la vida cotidiana que nos afecten a todos para que podamos debatir abiertamente entre todos.

          Me alegro de que la gente se interese por la filosofía y que gracias a la iniciativa emprendida por Gredos puedan satisfacer su curiosidad, pero las grandes producciones cinematográficas o televisivas siempre serán más accesibles que la filosofía. La filosofía puede ser fascinante, pero no muchos llegarán a esa conclusión. En cambio, a la mayoría nos gusta ver cine.

          Y respecto a lo que me achacas en la última parte de tu comentario sólo puedo decirte que tienes toda la razón, amigo. Suelo ir a algunos festivales que no son demasiado populares, pero como sabes me gusta ver cine (y más si me pagan por escribir sobre las películas exhibidas). Además siempre intento descubrir nuevas joyas para así poder proyectarlas en nuestra facultad. La magnífica y portentosa Laurence Anyways, por citar alguna, la descrubrí en un festival minoritario, pero gracias a eso después la pudimos ver en el seminario de filosofía. Las películas son un medio para plantear ciertos debates, pero es indudable que hay películas más adecuadas que otras. Por tanto, siempre intento buscar las películas más adecuadas.

          Es verdad que no todos pueden asistir a festivales de cine, pero en realidad no importa, ya que, hoy en día las películas que no han sido distribuidas en el país de origen de uno se pueden conseguir en internet gracias a la generosidad de los usuarios de otros países.

          ¡Saludos, compadre!

          • Aupa lagun!
            Lo has sintetizado formidablemente. Sólo puedo decir que tienes toda la boca llena de razón.
            Creo que me puse bastante inflexible, pero no con el afán de necear.
            Eskerrik asko carnal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *