YO,TONYA: GOLPE AL SUEÑO AMERICANO

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

Yo,Tonya, de Craig Gillespie, es un soplo de aire fresco en la cartelera porque, siendo su tema principal carne de telefilm, trasciende la mera anécdota y se convierte en una película muy notable que mezcla muchos géneros con éxito. La historia abarca 20 años en la vida de Tonya Harding, la primera patinadora norteamericana en lograr un triple axel. Ya con 4 años comenzó a ser entrenada en patinaje sobre hielo por la insistencia y testarudez de su implacable madre, LaVona, que quería que triunfase a toda costa; luego los espectadores asistimos a sus duros entrenamientos y éxitos en distintas competiciones ya desde muy jovencita, hasta ver su participación en dos Juegos Olímpicos. Para rematar con su caída, debida a la implicación colateral en un suceso criminal, llamado “el incidente”, en que resultó herida de gravedad Nancy Kerrigan, la principal competidora y amiga de campeonatos de Tonya, justo antes de las Olimpiadas de 1994.

Yo, Tonya tiene como principal baza la acertada mezcla de géneros. Por una parte, es un documental de testimonios, en que vemos cómo Tonya -versátil Margot Robbie, nominada al Oscar como mejor actriz-, su madre LaVona -qué maestría la de Allison Janney, ganadora de múltiples premios, Globo de Oro, Bafta, etc, y seguramente del Oscar a la mejor actriz de reparto-; su ex-marido Jeff Gilloly -Sebastian Stan a años luz de Bucky, el Soldado de Invierno-; y Shawn -Paul Walter-, su compinche para el desafortunado “incidente” criminal explican los hechos directamente al espectador. Por otra, es un biopic sobre Tonya, una chica luchadora, marcada por la violencia, ya que recibió muchísimos maltratos físicos y psicológicos por parte de su familia, cuya única vida era el patinaje, por el cuál lo dejó y sacrificó todo. Así pues, descubrimos el ascenso y la caída de una joven “paleta” de clase humilde americana, hecha a sí misma, y curtida en su incansable lucha por encajar y por convertirse en la mejor en su especialidad.

¿Y qué tiene de notoria esta historia? Sobre todo, la locura con la que está narrada, su ritmo trepidante y su crítica feroz resultante a los estamentos deportivos, judiciales, a los medios de comunicación y, por ende, a toda una sociedad que discrimina al que es “diferente” y que se quiere abrir paso en un mundo que le es hostil. Además, el cóctel de géneros, como hemos apuntado, es muy apetecible: El biopic deportivo, el documental, pasando por drama familiar o la comedia más negra y con mala uva -especialmente en cuánto a la preparación y resolución del “incidente” se refiere- se abren paso a través de un montaje endiablado y de unas portentosas interpretaciones, no sólo de las actrices, sino del elenco de secundarios. Aunque el cara a cara materno-filial entre LaVona y Tonya, es decir, entre Allison Janney y Margot Robbie promete ser muy intenso y memorable -y no decimos más, para no revelar nada significativo-.

Yo,Tonya es un golpe en toda regla al Sueño Americano y a una Sociedad que busca tanto héroes a quien amar como villanos a quien odiar.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *