Menú
YESTERDAY: UN MUNDO SIN THE BEATLES
julio 5, 2019 Articulos

¿Cómo sería un mundo dónde nadie -exceptuando una persona- recordara que The Beatles han existido? Ésta es la premisa de Yesterday, que cuenta en clave de comedia con elementos de fantasía -un apagón lumínico es el causante de tal cataclismo-, con mucho romance y con bastantes hits del cuarteto de Liverpool cómo James Malik, un joven profesor de origen hindú, que trabaja de reponedor en un almacén y que vive en Suffolk con sus padres, se puede convertir en una gran súper estrella de la música. ¿Y cómo esto es posible? Gracias a que sólo James recuerda las letras y canciones de The Beatles y el resto del mundo le cree un genio de talento musical único, por lo cuál él decide seguir adelante con su mentira en pro de la fama y el éxito.

La película es 100% Danny Boyle, especialmente en películas cómo Slumdog Millionaire en qué el azar, la suerte, la fortuna y el amor también cambiaban la vida radicalmente al protagonista. También es 100% Richard Curtis, su guionista, por el gran peso del componente romántico como parte esencial de la historia, igual que sucedía en sus trabajos anteriores, tales como Una cuestión de tiempo, Love Actually y Cuatro Bodas y Un Funeral.

Yesterday gana en ingenio y originalidad cuándo el protagonista va investigando cómo han desaparecido The Beatles y otros personajes, bebidas, etc. de la faz de la Tierra. Asimismo, la creación de una super estrella y toda la campaña de promoción y marketing que lleva detrás, y la crítica a la despersonalización en la industria musical, a través de una voraz manager americana (interpretada por Kate McKinnon), que sólo piensa en los cantantes como productos para hacerse millonaria, resultan aspectos muy oportunos y relevantes.

En los papeles principales encontramos a Himesh Patel, que interpreta con corrección al hombre normal y corriente, ni muy atractivo ni carismático al que el azar da una oportunidad para triunfar y cumplir sus sueños. También a Lily James, Ellie, profesora de instituto, que es su mánager, mejor amiga desde la niñez y principal apoyo de James. Además, aparece en un papel secundario, pero relevante para la carrera del protagonista, Ed Sheeran, el cantante pop interpretándose a sí mismo y haciendo gala de un gran sentido del humor, sin miedo de reírse de sí mismo, lo que resulta sanísimo -apuntemos que fue Chris Martin, vocalista de Coldplay el primer elegido para interpretar a una súper estrella del pop y que rechazó el papel-.

Yesterday, en definitiva, es una fantasía musical, que transita -con tanto acierto como previsibilidad en su historia- entre la comedia, el drama -con la típica disyuntiva del artista que desea vivir de sus sueños y triunfar y, a la vez, no renunciar al amor y a una vida feliz y normal-. Y que cuenta con la gran baza de utilizar temas muy conocidos de The Beatles -algunos de éstos cumplen una función narrativa y claramente emotiva en la trama, léase Yesterday o Help, por poner dos ejemplos-.

En algunos momentos, el espíritu del film se acerca al de otras cintas sobre el mundo de la música y cómo conseguir un sueño y/o destacar en éste, tales como las de John Carney, Once, Begin Again, Sing Streetaunque Yesterday tenga una vocación menos indie y más comercial.

Así pues, nos encontramos ante una feel-good-movie concebida para seducir al gran público y reventar las taquillas veraniegas, que viene a recordarnos la importancia universal de The Beatles en nuestras vidas y la necesidad de no olvidarnos nunca de ellos y de recuperar su música.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario
*