Menú
X MEN DARK PHOENIX: EL RESURGIR DE LAS CENIZAS
junio 6, 2019 Articulos

X Men: Fénix Oscura es el fin de una era de mutantes. Una generación que comenzó con la magnífica X Men Primera Generación y que no supo mantener el nivel con la más floja Días de Futuro Pasado y la decepcionante Apocalipsis. Si First Class se ambientaba en la década de los 60´s, convirtiéndose en un notable híbrido entre cinta de espionaje y ciencia ficción, Días de futuro pasado se centraba en los 70´s y Apocalipsis en los 80´s, en Dark Phoenix llegamos a la década de los 90´s en un momento en que los mutantes se convierten en una especie de héroes nacionales para el planeta tras intervenir en una misión espacial de la NASA. Es en este punto en que arranca el film, en el que conoceremos la infancia de Jean Grey y cómo un trágico accidente desencadenará temibles consecuencias al adquirir poderes ilimitados que no sabe de dónde proviene ni cómo puede controlarlos tras sufrir una erupción solar durante la misión espacial. No conviene revelar muchos más detalles de una trama que combina la ciencia-ficción con la acción y que contiene un giro dramático que marcará el desarrollo de los acontecimientos de manera inevitable e irreparable.  Nos vamos a centrar en los pros y los contras que le encontramos a esta última aventura de la saga iniciada con Primera Generación. 

¿Qué es lo que más nos ha gustado de X Men: Fénix Oscura?

-Siempre es un placer reencontrarse con Professor X (James McAvoy) y Magneto (Michael Fassbender), dos polos apuestos con maneras muy distintas de entender el papel que deben jugar los mutantes en el mundo.

-La evolución del personaje de Hank McCoy/Bestia (Nicholas Hoult), que adquiere mayor protagonismo en esta entrega y que será uno de los puntos equidistantes claves entre Magneto y Professor X.

-Sophie Turner resulta creíble en su evolución de mutante más vulnerable a un ser con un poder que le supera y que le resulta difícil de manejar y contener, si no controla sus emociones primero.

-Las set-pièces de acción son espectaculares. En especial, la primera secuencia de la misión espacial y las de la parte final en Nueva York y a bordo de un tren. Además, consigue un equilibrio en el que todos y cada unos de los mutantes tienen su «momento decisivo».  Además, la omnipresente banda sonora de Hans Zimmer es el complemento ideal para que estas secuencias sean mucho más intensas.

¿Qué es lo que menos nos ha interesado?

-El giro dramático de la trama es un arma de doble filo, pues por un lado se convierte en el detonante para que prosiga la historia y, por otro, no resulta lo suficientemente emotiva, aunque sí que puede ser un shock para el espectador que no se haya acercado antes a los cómics.

-El personaje de Jessica Chastain: Sus motivaciones como villana son demasiado simples e inconsistentes. Es una verdadera lástima tratándose de una actriz de este calibre que tenga que lidiar con el personaje más insulso y desaprovechado de la función.

Aún así, X Men Fénix Oscura es una película entretenida, que pretende resurgir de las cenizas como el ave fénix al universo mutante. Por momentos, esta última entrega nos quiere recordar a X Men Primera Generación -aunque no brille a la misma altura-, aunque eso sí, creemos que constituye un bastante digno cierre de toda una etapa de mutantes.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario
*