WESTERN SOBRE LA CONDICIÓN HUMANA

(No Ratings Yet)
Loading...

El western es el género que aglutina dentro de sí a todos los demás géneros cinematográficos y esto se pone en evidencia en Slow West, de John Maclean, un western muy atípico que mezcla romance imposible, melodrama existencial y fábula moral. La trama es la siguiente: El joven Jay Cavendish (Kodi Smith-Mcfee) va en busca de su amada Rose Ross (Caren Pistorius), amiga de la infancia de la que está secretamente enamorado desde entonces. En su periplo se va a encontrar todo tipo de personajes y de peligros, Silas (Michael Fassbender), un forajido convertido en un cazarrecopensas, le acompañará en su camino, mientras huyen de una banda de forajidos capitaneados por Payne (Ben Mendelsohn), el antiguo jefe de Silas. Todos ellos tienen un objetivo común: Rose Ross, la más buscada.

Con esta premisa argumental, el director orquesta un discurso sobre el Bien y el Mal, sobre ángeles caídos, demonios en alza, y donde el amor platónico, la culpa, el sacrificio y la redención son cartas de la baraja de la existencia.

Sus referentes son múltiples, pero quizás nos viene a la mente la estética de la última Valor de ley de los hermanos Coen, aunque quizás también coje prestados algunos tics del cine de Tarantino.

Con una fotografía entre onírica y realista, muy bien cuidada, y unos personajes muy bien definidos, aunque ganan enteros Fassbender (que ejerce también como productor del film) y Mendelsohn, la película, de cadencia pausada, pretende, bajo las claves del western, hacernos una reflexión sobre la condición humana.

Nos ha parecido una propuesta muy interesante, a la par que curiosa, con un final que uno no se espera (o al menos, no predecible). Para ángeles caídos que buscan su lugar en el paraíso.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *