WES ANDERSON, EL BOTONES GAFAPASTA

 

 

Nombre : Wesley Wales Anderson

Nacimiento:  1 mayo de 1969 en Houston, Texas, U.S.

Estado civil: Vive en pareja con la actriz y diseñadora Tara Subkoff desde 2004.

Profesión: Nerd, explorador marino, maitre, atracador chiflado, lobo, Boy scout              y muchos más.

Situación actual: Nominado al Oscar como mejor director y mejor guionista por El Gran Hotel Budapest.

¿Qué es el cine de autor? Un tema controvertido desde que realizó sus primeros compases uno de los críticos más famosos y posterior cineasta, François Truffaut, quien estableció ese concepto al hablar en un séptimo arte donde el director es el responsable último y único de la película. Más allá de sus matices, lo cierto es que dicha afirmación parece que ha sido aceptado por el imaginario colectivo como unos de los principales elementos del cine del autor.

Y en el caso que nos ocupa parece innegable. El gran hotel Budapest es una película 100% Wes Anderson. El cineasta tiene un sello de fábrica que impregna toda su obra, y en especial, a partir Life Aquatic, donde su sustrato logró una sublimación al trasladar ese contenido a su estética. A partir de aquí, el cineasta sigue con la misma visión del mundo y,sin embargo, desde su incursión en Fantástico Mr Fox, parece conjugar mejor con unos estándares comerciales sin dejar de perder su esencia.

Ese es quizá el hecho que ha convertido El gran hotel Budapest en la película más accesible de Wes Anderson, la más dinámica, la mas “espectacular”, la más entretenida/divertida y… ¿la mas “oscarizable”. Eso parece. Hasta ahora Wes Anderson solo se le invitaba a la mesa de los nominados del “Mejor guión original”, esa candidatura “envenenada” de la academia en la que se premia lo “diferente”, lo fresco y lo original del año, como si un premio menor o de consolación se tratara. Ahora Wes está no sólo en las 10 mejores cintas del año si no, aún mas importante (¡cuánto ha perdido los Oscar con 10 nominadas al premio gordo!) si no en la dirección por este hotel que, como su cine, cada vez tiene más adeptos, como lo demuestran sus actores más recurrentes en su filmografía. De los Owen y Luke Wilson hasta Bill Murray, Edward Norton, Adrien Brody o Tilda Swinton. Todos tienen cabida en este hotel construido a través de planos como cuadros: simétricos, perfectos, breves. De hecho el film no sólo está construido como una tira cómica añeja al puro estil Anderson.

Es que el cineasta, que bebe de un cine antiguo como el de esas películas de los años 30 y 40 donde a duras apenas se llegaba los 70 minutos de metraje. Este hotel dura media hora más, pero su estilo es el mismo y ese puede ser uno de los motivos por la que los Académicos (cuya edad de promedio sugiere que proviene de esa época) esta vez  hayan quedado tan satisfechos “con el servicio de habitaciones”. ¿Suficiente para ganar? No lo sé, pero lo que sí es cierto es que el Peter Pan más extravagante del mundo del cine parece estar más en forma que nunca.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *