Menú
LOKI Y MAGNETO: DOS VILLANOS MARVEL MUY QUERIDOS
agosto 4, 2013 Especiales

Magneto y Loki, dos villanos marvelianos quienes, en sus orígenes, seguramente no parecía que iban a llegar a serlo. De sus rasgos de personalidad ambiguos, de su evolución y de su particular enfrentamiento con su lado oscuro os hablaremos a continuación. Asimismo, analizamos qué matices les han aportado Michael Fassbender en el caso de Magneto y Tom Hiddlestone al de Loki a estos dos complejos seres.

MAGNETO: EL MUTANTE RABIOSO Y VENGATIVO

Tiene que resultar muy difícil para un actor encarnar a un personaje que sabes que va a madurar hasta “convertirse” en Sir Ian McKellen. O debería serlo, pero empezamos a sospechar que hay algo en el método de actuación de Fassbender, en ese acercamiento tan pasional a sus personajes, que logra convencernos de todo y a todos.

En X-Men: Primera generación, Erik Lensherr es un personaje en formación, con un poder que aún no sabe controlar, y de cuyo alcance ni siquiera es consciente, que hace de la rabia y la venganza el motor de su vida. Erik es un personaje dramático, oscuro, que se toma un respiro cuando conoce al Profesor Xavier, y al resto de mutantes. La química entre McAvoy y Fassbender es uno de los aciertos de la película, ya sea cuando explotan el lado afable, esa camaradería que fluye con tanta facilidad, o cuando se enfrentan por una idea o por un objetivo. Sin embargo, Erik, que va aprendiendo y madurando sin olvidar su objetivo, evoluciona de una forma mucho más clara hasta que, finalmente, con las ideas muy claras de quién es y de qué quiere, prefiere que le llamen Magneto.

El espectador asiste a ese proceso de crecimiento personal y entiende qué lo motiva, cómo evoluciona. Esto es así, primero porque la película convence, tiene un buen guión y buenos actores sobre todo en los personajes claves; y, segundo, porque Fassbender es de esos actores que logra ser el malo de una película sin caer en caricaturas, que sabemos que nos meterá en un lío tras otro, pero que en el fondo sabemos que le seguiríamos.

LOKI: EL DIOS CONFUNDIDO Y ENVIDIOSO

Los orígenes de Loki se remontan a la mitología nórdica donde es el Dios del timo y del engaño. A partir de esta figura, Marvel Cómics se lo apropió y le hizo aparecer por primera vez en 1949 en “Venus”, aunque no sería hasta 1962 en el Cómic “Jouney into mistery”, donde apareció por primera vez como supervillano.

El cine lo ha popularizado con los rasgos refinados y la figura esbelta de Tom Hiddleston (The Deep Blue Sea). Primero apareció en el Thor, de Kenneth Branagh, concretamente en el planeta Asgard como contrapunto a Thor (Chris Hemsworth), su hermano adoptivo e hijo adoptivo de Odín (Anthony Hopkins). Éste, al enterarse que no eran su familia, sino que era hijo del rey de los gigantes, Laufrey, asesinado por Odín, planea su venganza contra ellos, siempre desde la sombra.

Ambicioso, engañoso y astuto a partes iguales, Hiddleston ha seguido asumiendo el rol de Loki en Los vengadores, de Joss Whedon y lo vuelve a hacer en Thor: El mundo oscuro, de Alan Taylor, donde vuelve a interpretar al hermanastro traidor y poco de fiar, con un abanico de matices interpretativos que le llevan de la ironía a la rabia, pasando siempre por la envidia y con toques de tragedia existencial. Todo ello, con un carisma y un savoir-faire que le ha hecho uno de los villanos más queridos por los seguidores de Marvel y que ha llevado a su actor, Hiddleston, de gira por todo el mundo con el personaje, desde su gloriosa aparición en el Comic Con de San Diego hasta un incesante tour europeo, asiático, con presencia en múltiples premières y screens de la película.

La figura de Loki es fascinante por su evolución hacia el reino del mal y de las sombras, es un villano que no pretende serlo en su concepción, sino que las circunstancias personales y familiares que le son ocultadas, hacen que salga la peor parte de su ser, que se convierta en un ser envidioso hacia Thor y tremendamente confundido. El actor Tom Hiddleston trabaja esta transformación y este personaje multifacético con gran acierto, confiriéndole un atractivo y un misterio que repelen y fascinan al espectador a partes iguales.

I. PILAR/S.BARROSO.-

Deja un comentario
*