Menú
VIENTO DE LIBERTAD: LA ALEMANIA LIBRE
septiembre 3, 2019 Articulos

Viento de libertad, de Martín Herbig, es un thriller dramático alemán, basado en una increíble historia real. La de una familia que, durante la Guerra Fría, escapó hacia la Alemania Occidental en globo aerostático en busca de una vida y un futuro mejor.

La película se divide en dos partes claramente diferenciadas: En la primera, en la que se cuenta la primera tentativa de huida y preparativos,  en la segunda, la más trepidante y repleta de desasosiego, que narra cómo se organizaron para tener en un tiempo récord un globo aerostático y cómo esperaron a las condiciones idóneas de viento del norte, favorable para poder volar y alcanzar su meta.
Asimismo, tuvieron que burlar la vigilancia de la Stasi (policía alemana) que estaba investigando esta posible fuga y les iba sobre la pista, así que se centra en todas las artimañas y triquiñuelas empleadas para conseguir plasmar su plan.
Así pues, el film que va de menos a más encuentra su punto álgido en su parte de acción y thriller trepidante. Asimismo, destacan algunos actores como David Kross (el objeto de deseo de Kate Winslet en The Reader, aquí el hijo mayor de la familia) y Thomas Kretschmann (visto en El Pianista, que interpreta a uno de los jefes de la Stasi en esta operación).
Desde mi punto de vista, Viento de libertad construye una interesante metáfora sobre la necesidad de cambio y libertad en un momento crucial de la historia de Alemania aún presa bajo el Telón de Acero, contada como si de un thriller se tratase. Y, aunque sea de un tema distinto, en algunos momentos, me recordó a Munich, de Steven Spielberg en cuánto a fidedigna recreación de unos hechos, a modo de película de intriga -bien dosificada, en cuánto a escenas dramáticas y de tensión-, en la que también se da importancia a las relaciones interpersonales y familiares y en la que los personajes y sus vicisitudes importan al espectador, que vive y sufre con ellos.
SONIA BARROSO.-
Deja un comentario
*