UNA EXPERIENCIA BESTIAL

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

El Renacido (The Revenant) es una película bestial, en todos los sentidos de la palabra. Bestial porque lo es la historia real de Hugh Glass, un trampero del siglo XIX conocido por sus hazañas en Missouri. En una de las expediciones junto a su hijo de la tribu pawnee, huyendo de los indios arikara, encontró una osa y sus crías y fue salvajemente atacado. Glass quedó al borde de la muerte y, esta película, explica el extraordinario relato de sus adversidades para mantenerse con vida, a pesar de los múltiples peligros que le acecharon (dentro y fuera de su expedición) y del drama familiar que vivió.

Bestial por la manera de ser narrada, Alejandro González Iñárritu y su director de fotografía Emmanuele Lubezki filmaron con luz natural en tremendos paisajes naturales, entre ellos en Calgary (Canadá), Montana (EEUU) y Argentina, en condiciones extremas.

Bestial también por el reparto, en especial por las dos bestias pardas (aparte de la osa) que son Leo DiCaprio como Hugh Glass y Tom Hardy, como su oponente, John Fitzgerald, dos supervientes, uno con vida y familia propias y el otro, simplemente un mercenario. Ambos actores están nominados al Oscar por dos interpretaciones extremas, muy físicas y viscerales, que nos dejarán sin aliento.

Bestial por su brío narrativo (que no deja tregua al espectador) y por la crudeza de algunas de sus secuencias, bastante salvajes. Además, sus referentes fílmicos son bestiales también: Hace suyo Man in the wildreness (1971), -de la cuál este film es casi remake confeso- para transitar por  Un hombre llamado caballo, (ambas protagonizadas por Richard Harris); por la épica de Bailando con lobos; por la magia y el misticismo de la Naturaleza de El nuevo mundo, de Terrence Malick e incluso, encontramos algunas similitudes temáticas con Gladiator.

Y por si todo esto fuera poco, las 12 nominaciones a los Oscars que la avalan pueden ser razón suficiente para acercarnos a este western salvaje, relato de acción y aventuras y drama de supervivencia, que pide a gritos ser visto en pantalla grande y, a poder ser, en versión original. Una experiencia cinematográfica pura y, como vengo diciendo durante toda la crítica, bestial.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *