REDMAYNE,UNA DANESA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

La chica danesa está basada en hechos reales, en la Dinamarca de los años veinte donde un matrimonio de dos pintores Einar Wegener/ Lili Elbe (Eddie Redmayne) famoso por pintar paisajes y Gerda Wegener (Alicia Vikander) que todavía no ha encontrado hueco y fama en el mundo pero que lo intentando convencer a los galerista pintando retratos pero un día la modelo que la pintaba y gran amiga del matrimonio Ulla (Amber Heard) no pudo venir su mujer Gerda convence a su marido para que pose con el vestido y empieza su pequeña transformación de Einar por la creciente confusión y dudas de su condición sexual, si se considera un hombre o prefiere ser mujer.

Al principio, es un divertimento y complicidad con su mujer a transformarse en mujer para la asistencia de una gala y creando la figura de Lili, siendo así su musa e inspiración de los nuevos retratos de Gerda para que consigan cierta fama y exponga en París para irse a vivir allí.Pero Lili ya no le interesa la pintura solo intenta entender esta situación porque le entra confusión al no saber lo que le pasa e intenta ir a médicos para saber lo que le ocurre pero nadie la entiende y eso también pasa factura al matrimonio ya que ella solo quiere a Einar y no a Lili pero lo entiendo.

Destacamos a Eddie Redmayne, que logra con la mirada transmitir el sufrimiento interno de la persona por la lucha de su identidad y que, con su rostro de niño bueno, intenta caracterizar su personaje de rasgos femeninos y bien angelical gracias al maquillaje en una transformación sorprendente que le puede dar el segundo Oscar.Junto a él. Alicia Vikander, intentando y casi llegando a la altura de su compañero, con su encanto y delicioso personaje de mujer y, al final, amiga de Lily. Tom Hooper, el director de Los miserables y El discurso del rey,  mantiene la linea de estas dos películas dibujando las emociones de los personajes con buenas imágenes y planos. Cuatro nominaciones a los Oscar para una historia sensible de personajes.

J.R. PALOMAR.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *