Menú
ÚLTIMA NOCHE EN EL SOHO: FASCINANTE JUEGO DE ESPEJOS
noviembre 20, 2021 Articulos

Última noche en el Soho es un fascinante e hipnótico juego de espejos en que Edgar Wright se atreve a seducir al espectador en una historia a caballo entre el thriller, el cine negro y el terror. La trama parte de la llegada a Londres de Ellie (Thomasin McKenzie) para cumplir un sueño: Estudiar diseño de moda. Aunque en la residencia de estudiantes y en las clases se siente como pez fuera del agua y decide alquilarse una habitación fuera. A partir de ahí, por las noches empezará a adentrarse en un mundo londinense tan peligroso como adictivo, el universo de Sandie (Anya Taylor-Joy), una hermosa chica llena de ilusiones, que vivió en el swinging London de los años 60´s y que quería convertirse en bailarina, aunque para ello se viera obligada a vender su cuerpo. Una bailarina con un destino trágico y con la que Ellie tendrá una especial conexión. ¿Sueño o realidad? Y hasta ahí podemos contar para no revelar datos importantes de su historia y que el espectador pueda dejarse atrapar por una espiral en la que Edgar Wright abraza a David Lynch, a Roman Polanski y a Darío Argento.

Nos encontramos ante un envolvente thriller psicológico y neo-noir, en el que nada es lo que parece, salpicado de giallo, que nos adentra en un cuento de hadas que desciende hacia la turbiedad y las pulsiones más malsanas. Una fantasía llena de luces de neón, hermosas bailarinas que quieren cumplir sus sueños, huyendo del yugo masculino, y chocan con la peor de las realidades, e investigación hasta los límites de la locura para esclarecer la verdad sorteando toda clase de peligros…Una fantasía que huele a humo de tabaco, a pasiones prohibidas y a sueños más o menos inalcanzables. Todo ello, al ritmo de una banda sonora increíble -como ya viene siendo marca made in Edgar Wright, que cuida fotografía y música con mimo en cada uno de sus trabajos y que aquí no es una excepción-, y en la que Downtown, de Petula Clark, nunca volverá a sonarnos del mismo modo. Sin olvidarnos de la fascinación que imprimen sus secuencias de baile en una recreación de un Londres, a caballo entre el pasado y el presente, en el que se puede oler la sangre de los asesinatos en cada esquina y en cada estancia de una casa

Aparte de la banda sonora y de la fotografía sería injusto no mencionar a la ultra terrenal y seductora Anya Taylor-Joy como Sandie y a la intensa e incansable Thomasin McKenzie como Ellie, que nos robarán o partirán el corazón a los espectadores. Así como la presencia de Diana Rigg en un corto, pero esencial rol para la trama. Si os gusta el cine de Edgar Wright, desde la «trilogía del cornetto» hasta Scott Pilgrim Contra el mundo y Baby Driver, no os podéis perder Última noche en el Soho que, quizás no sea perfecta, aunque es perturbadora y toda una experiencia para los sentidos. Tan multi-referencial y adictiva como estimulante.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario
*