TONI ERDMANN: SURREALISMO VITAL

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Toni

Toni Erdmann, de Maren Ade, es tan extraña y excéntrica como su protagonista, interpretado por Peter Simonischek. Y por qué decimos esto? Muy sencillo. Porque no es una comedia dramática al uso, ni una feel good movie, sino una historia que usa algunos de los elementos de estos géneros y los mezcla con la comedia más negra, absurda y surrealista.

La trama se centra en las relaciones paterno-filiales entre Winnifred y su hija Inés (Sandra Hüller), que se va a vivir a Bucarest por cuestiones laborales. Su padre decide ir a visitarla desde Alemania para ver cómo vive, con quién se relaciona y saber, en definitiva, si es feliz con su nueva vida personal y laboral. Y hasta ahí todo sería normal, si no tuviéramos la transformación del padre en el extravagante Toni Erdmann, una especie de coach para altos ejecutivos o de Embajador Alemán en Rumanía, según las circunstancias.

Por un lado, el film contrapone el carácter lúdico, excéntrico y bromista del padre con el rígido, metódico y “workalcoholic” de su hija. Un choque entre dos mentalidades y dos maneras de entender la vida que pondrá a prueba su capacidad para entenderse (o no). Todo ello en el contexto de una Rumanía, en este caso Bucarest muy emergente, gracias a empresas punteras, como la que trabaja la hija, que quieren adoptar medidas drásticas como la externalización, que comportaría el despido de buena parte de su plantilla. Un Bucarest emergente que se contrapone con el de las barracas de gitanos que hay en las esquinas.

Pero la película no se quiere centrar sólo en ser una crítica del actual mundo empresarial, sino que sobre todo se ha de ver como un tratado de las relaciones paterno-filiales. El padre quiere que su hija saque su propio yo verdadero y que se desnude emocionalmente. Para ello, durante 2 horas y 42 minutos, Maren Ade nos narra las acciones y personalidades de ambos personajes y cómo va evolucionando su relación.

En definitiva, un film alemán desconcertante e incómodo, hilarante y extraño, que sirve para retratar dos generaciones con mentalidades completamente contrapuestas. Veremos si con éste, Alemania consigue entrar en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa en los Oscars.

SONIA BARROSO.-

2 thoughts on “TONI ERDMANN: SURREALISMO VITAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *