THE PARTY: NEGRA, INCISIVA E INGENIOSA

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

Sally Potter, directora de Orlando, vuelve con una película muy peculiar y que tan solo dura 71 minutos. Y no necesita más, pues funciona como un mecanismo de relojería. The Party cuenta en tiempo real y en un acertado blanco y negroo la reunión de amigos de mediana edad,todos ellos profesionales liberales, de la clase acomodada británica, en el piso de Janet (Kristin Scott Thomas) y Bill (Timothy Spall), profesor universitario, para celebrar que Janet ha sido nombrada Ministra de Sanidad. Así pues, aparte del matrimonio, allí se congregan más parejas: April (Patricia Clarkson), compañera de universidad y mejor amiga de Janet, y su marido alemán, Gottfried (Bruno Ganz), coach de salud; Martha (Cherry Jones), profesora de universidad y compañera de Bill en sus años mozos y su pareja, Jinny (Emily Mortimer), que está viviendo con inquietud un embarazo múltiple; y Tom (Cillian Murphy), broker que parece insatisfecho con su vida, y que espera con ansiedad la llegada de su esposa, Marianne.

Lo que tenía que ser una velada festiva y agradable se convertirá en un infierno, debido a que comenzarán a salir a la luz secretos y mentiras de algunos de los asistentes, que enrarecerán el ambiente hasta límites insospechados. No podemos contar más, pues las múltiples sorpresas y los continuos giros de guión son las claves para que esta comedia tan negra sobre la risible tragedia de las miserias humanas funcione y que sus piezas encajen.

Potter consigue imprimir un buen ritmo, gracias a la complicidad de unos actores estupendos en estado de gracia y, a su vez, ser incisiva, aguda e ingeniosa al tratar temas importantes. Desde los más universales, como serían las cuestiones relativas a la vida, a la muerte, a la enfermedad, al amor y a la amistad hasta la construcción de una ácida crítica política y socioeconómica.

Si os dejáis atrapar por este juego endiablado de réplicas y contrarréplicas de estos personajes al límite por culpa de tantos “trapos sucios” aireados, en el que no quedará títere con cabeza, seguramente The Party se os pasará en un suspiro. Atención al sorprendente final, que os dejará con la boca abierta. Así pues, no os olvidéis de paladear este delicioso (y malicioso) caramelo amargo.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *