¿TED ES UNA PERSONA?

(No Ratings Yet)
Loading...
 
 
Ted (Seth MacFarlane), aquel osito que cobro vida gracias al deseo de John Bennet (Mark Walbergh) y se convirtió en su “compi-trueno”, compañero de fatigas, de fumar hierba, de juergas, etc, ya de mayor, ha vuelto a la carga en una nueva aventura tres años después de la primera entrega.
 
Ahora a Ted lo encontramos casado con la cajera del supermercado de la que se enamoró, Tami-Lynn, mientras que John sigue con el corazón roto 1 año y medio después de la separación de su mujer Lori.
 
En esta ocasión, Ted y John tendrán que luchar mano a mano para que a el osito sea considerado no una propiedad, sino una persona, con los derechos civiles pertinentes y, para que así, su matrimonio sea válido y puedan tener un hijo. Para ello contarán con la inestimable ayuda de Samantha (una Amanda Seyfried cómplice de la juerga), una abogada un poco “cerebrito”, recién graduada, pero con mucha energía, y que congeniará con ellos al instante.
 
Así pues, la película combina altas dosis de humor “para adultos”, con divertidas referencias de la cultura pop contemporánea, gags y “frikadas” varias (con un tramo rocambolesco y decisivo en la ComicCon de New York) -que funcionan bastante bien-. Pero no nos engañemos, bajo la apariencia de comedia gamberra y subversiva, la trama tiene golpes escondidos y nos quiere plantear una reflexión: Qué significa ser persona humana y qué rasgos ha de tener alguien para ser considerado como tal. Y para qué negarlo, si uno tiene un corazoncito, se sentirá en algún momento identificado con sus protagonistas y emocionado en algunas situaciones. No en vano, amor y amistad son los dos pilares universales sobre los cuáles se vertebra toda la película.
 
Por ello, aunque a veces, la trama se enreda y se alarga, sus ingenio, golpes de efecto, giros de guión y la complicidad MacFarlane-Walbergh, hacen que esta segunda parte sea muy disfrutable. Mención aparte merecen sus cameos y el número musical del principio -de muy alto nivel-. Eso sí, no la dejéis de ver en V.O.
 
SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *