SULLY: EL MILAGRO SENCILLO

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

sully

Parece mentira como alguien como una trayectoria como la de Eastwood a estas alturas pueda sorprender tanto en un sentido positivo. Pero el director de Sin Perdón lo ha hecho y nos ha traido una de sus peliculas mas memorables (que ya es decir). Y lo hace a través de un hecho real que ocurrió en el año 2009 cuando Chesley “Sully” Sullenberger, un piloto aéreo que en se convirtió en un héroe cuando, al poco de despegar, su avión se averió y logró realizar un aterrizaje forzoso del aparato en pleno río Hudson, en Nueva York, con 155 pasajeros a bordo. Una noticia milagrosa que llenó los informativos de todo el mundo y que Eastwood usa para reflexionar sobre la vida y el mundo en que vivimos, sin que caiga nunca ni en el melodrama de sobremesa ni en un film aleccionador.

La tarea para plasmar este hecho a la gran pantalla no era fácil. El momento del aterizaje en el fondo una anécdota que apenas duró 208 segundos pero el director de Mystic River se las ingenia para deconstruir el relato a través de flashbacks como ya hizo en Banderas de Nuestros Padres pero con mucho mejor resultado, en donde vemos el antes, el momento en cuestión y, sobre todo, el después cuando Sully tuve que enfrentarse a un sistema que no podia asimilar lo que acaba de ocurrir. Así pues, no es Sully es una película más que del aterrizaje del Hudson, sino en especial, de sus consecuencias, en la que Eastwood hará plantearnos preguntas al espectador con la mayor naturalidad a la vez que nos emocionamos con una historia humana y de alma cotidiana.

Porque en Sully los actores hablan, piensan y sienten como los de verdad. Si bien la cinta es imposible entender si esos secundarios perfectamente engarzados como el que interpretan Laura Linney, Aaaron Eckhart y en menor medida, todos aquellos heroes anónimos al que Eastwood le dedica al menos un momento de gloria en el film, la clave del film es el propio Sully. Y es que aunque nunca he dejado de pensar que Tom Hanks es un gran actor, hacia mucho tiempo en que el actor de Philadelphia se haya convertido literalmente en el personaje como hace aquí. Su interpretación, comedida como la película, es la de una personal normal, corriente e integra en el ocaso de la vida al que sin embargo todavía quiere seguir luchando y no tirar la toalla. No es díficil ver el propio Eastwood reflejado en Sully, quizá uno de los secretos de porque esta cinta es una de sus películas más redondas . Parece que el director de Million Dollar Baby, esté más que nunca presente de la necesidad de dejar algo para la posteridad de la forma que mejor sabe hacer: Sin piruetas, sin aspavientos, solo que la sencillez que le caracteriza y le convierte en el cronista actual más sincero y luminoso de nuestra era.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *