SITGES 2019: DEL DOBLETE DE JOE BEGOS A READY OR NOT

Nuestro compañero José Isaac Pellicer ha estado este pasado fin de semana en Sitges y a continuación tenemos el plato principal del menú festivalero que escogió. Y sólo es la primera parte de una selección de títulos con bastante miga.

-The lodge es una película digna de ver y espero que se la recuerde en el palmarés. Dirigida por los mismos que Goodnight Mommy es la historia de una familia marcada por una tragedia y la aparición de un nuevo miembro (con un pasado inquietante) provoca una tensión en el ambiente que se transmite al espectador. Todo ello, en una cabaña alejada de cualquier atisbo de vida con un clima gélido. La película trata de los traumas del pasado y de las relaciones familiares pero también de cómo percibimos dichos traumas. El director juega con el espectador y su percepción y, aunque la primera hora se recrea en silencios incómodos y lo gélido del ambiente (dentro y fuera de la casa) el tercer acto es de lo más inquietante que he visto este año (para mi, a un nivel como Midsommar en ese mismo tramo). Además, algo que me gusta en este tipo de películas, es que juegue con el espectador y su percepción, dándole información para que se haga “su película” pero que luego cambie las reglas y sorprenda varias veces. ¿Recomendable? Sí, aunque la primera hora se haga lenta vale la pena aguantar por el final. 

-Little monsters es una de esas propuestas que en Sitges triunfa sin muchos problemas. Lo único que a mi me sorprende es que me parece demasiado “light” para una sección oficial. Los que recordamos hace unos años Cooties (o Dulces criaturas como se llamó en España) nos recordó irremediablemente: unos niños de primaria y su profe luchando contra zombies. ¿Entonces son la misma película? Ni mucho menos, para lo bueno y lo malo. En este caso, Little monsters es una comedia sin pinceladas muy gruesas de sangre y con un final feliz que no popdia ser de otra forma. La película funciona muy bien gracias a una Lupita Nyongo en su salsa y un grupo de niños adorables. Además la peli no oculta sus referencias: es básicamente “La vida es bella” con zombies (y eliminando todo drama que pudiera tener la otra). Es una película que bien podrá estrenarse en salas comerciales en España como +13 sin muchos problemas y ser un pelotazo en Halloween si quieren. A mi personalmente me gana por tierna y dulce más que por el terror que provoque (que es nulo). ¿Recomendable? Sin duda alguna ya que no ofende y entretiene (además de tener un momento-guiño a Star Wars maravilloso). 

EL DOBLETE DE JOE BEGOS

VFW es una de las dos películas que ha traido su director Joe Begos a Sitges este año. En este caso tenemos una película de acción sin escartimar violencia ni gore donde un grupo de veteranos de guerra deben defender su bar contra una horda de drogadictos rabiosos. Tal y como dice uno de ellos en la película “Recordemos el Álamo”. La película juega a la nostalgia con los actores protagonistas (con Stephen Lang, William Sadler, Martin Kove, Fred Williamson, secundarios de lujo y duros de los de la vieja escuela) y como ellos mismos se autoparodian en momentos. Es un espectáculo nocturno de violencia y ha desatado aplausos y risas en el Retiro (este tipo de películas son muy agradecidas en Sitges y la audencia nos volcamos). ¿Recomendable? Sí si te gustó Los mercenarios y buscas una versión más bruta de ellos. 

Bliss es la segunda película presentada por Joe Begos, la más esperada y la que ha volado la cabeza a casi todo aquel que la ha visto. Describirla es complicado: debe verse. Lo más parecido que me viene a la cabeza es si Climax, de Gaspar Noé la mezcláramos con vampiros modernos. La película es un viaje alucinógeno de una artista buscando inspiración para acabar un cuadro. Esa inspiración la encuentra en las calles y clubes nocturnos de Los Ángeles, en las luces de neón y en la droga y el sexo (no escatima ni en lo uno ni en lo otro). Y luego aparece el resto. En fin, que es una experiencia ver Bliss. Uno acaba agotado al acabar la película y el aviso inicial de advertencia para aquellos espectadores que puedan sufrir epilepsia por luces parpadeantes no es exagerado. La cabeza te da vueltas junto a la de la protagonista y te dejas llevar por su espiral hasta las últimas consecuencias en una explosión de colores, luces y sangre que no da tregua a medida que avanza la película. Es aquella película que se va a convertir pronto en objeto de culto y que la gente irá preguntado si uno la ha visto como si fuera ver algo ilegal. La película que puede marcar una edición como “el año de Bliss” aunque no esté en la competición oficial (doy muy por hecho que gane la sección X-Treme). ¿Recomendable? Sí si buscas emociones fuertes y si Climax te supo a poco. 

EL FENÓMENO READY OR NOT

Ready or not era uno de los platos fuertes de este Sitges (y de los más comerciales) y no ha defraudado, al menos no mucho. La película me ha recordado a otros títulos como You’re the next, donde una situación común en el cine de terror se convierte en un cambio de papeles cuando la chica mona se convierte en la perseguidora en lugar de la perseguida. Si en la de Wingard ocurría así, en este caso de Ready or not no es tan directo y la víctima de los juegos macabros de una familia de ricachones, una fantástica Samara Weaving, no pasa de damisela en apuros a bestia parda tan rápidamente. De hecho en ocasiones ella no actúa tanto en su defensa como las circunstancias que la rodean (véase las criadas). El final me ha parecido forzado, como con ganas de acabar o no encontrar una respuesta satisfactoria para justificar lo que sabíamos que iba a ocurrir. La película es entretenida, divertida y juega más con la comedia que con ser una película anti-slasher como el ejemplo citado antes. Aún así, no decepciona y de seguro que tendrá un buen estreno en salas gracias a un público adolescente que la pueda ir a ver como producto de evasión. ¿Recomendable? Sí para los que les guste las cosas simples y el humor negro pero sin esperar emociones fuertes. 

LAS QUE PUDIERON SER Y NO FUERON

-Trick lo tenía todo para ser una buena película y se quedó en el intento. Una película donde un asesino en serie disfrazado mata a jóvenes en Halloween y un policia investigando el caso debería haber sido suficiente para captar y mantener la atención. El problema que yo he visto es que su ritmo es irregular y en muchos momentos me dejaba de importar lo que les ocurriera a los personajes. Eso y que para programarla en la Midnight X-Treme es demasiado blanda para esas horas. No hay gore, no hay tampoco una trama que atraiga más allá de a quien matará el asesino la próxima vez. Huele a querer ser una franquicia que a nadie le importa si hacen más partes. Imita tanto a otras películas (por ejemplo a Scream) que le resta toda personalidad. Podría haberse convertido en una nueva franquicia con villano carismático pero se queda a medio fuelle y a mi me acabó aburriendo. ¿Recomendable? No, por poco que haya visto uno slashers y los compare. 

-Riot girls es una peliculilla de temática adolescente en donde en una ciudad donde los adultos han muerto los jóvenes gobiernan y viven a sus anchas. Dos bandos, los ricos y los pobres luchan por los recursos hasta que la violencia se desata cuando unos son atrapados en el bando contrario y deben ir a rescatarlos. El problema radica en que la violencia no se llega a desatar como uno cabría esperar en una película programada en Sitges y se queda (sobre todo su final un tanto abrupto y fácil) en una película de aventuras amena y que para un público juvenil hará las delicias si tampoco piden mucho. Si el año pasado hubo Nación salvaje, donde la violencia y crítica rebosaba por todos lados en este caso quiere quedarse en un terreno tan políticamente correcto que acaba siendo olvidada al minuto de salir de la sala. ¿Recomendable? Para público juvenil poco exigente. 

JOSÉ ISAAC PELLICER.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *