SIN PERDÓN

(No Ratings Yet)
Loading...

You wanna fight es una de las escasas líneas de diálogo provenientes de Sólo Dios Perdona (Only God Forgives), la última filigrana estilística de Nicolas Winding-Refn, haciendo tandem con su actor fetiche en Drive, Ryan Gosling. Pero si allí tocaron el cielo de la crítica y público, aquí no lo van a tener tan fácil. Pues, ya de entrada, diremos que ni en el Festival de Cannes ni en el de Sitges, la película ha despertado el fervor de Drive, sino más bien todo lo contrario.

Es cierto que vuelven a repetir la jugada que tan buenos resultados les reportó en Drive. Muchas de las constantes de aquella película están presentes en ésta: desde una banda sonora espectacular, firmada de nuevo por Cliff Martínez, hasta una fotografía resultona, una puesta en escena muy esteticista y unos actores, cuyos personajes parecen destinados a convertirse en leyendas míticas del celuloide. Aunque si allí en que se llevaba el gato al agua era Gosling, aquí es Kristin Scott-Thomas la que tiene el rol bombón de la función: ella es mítica y ultrafashion, tan peligrosa, como misteriosa y letal.

Una trama sencilla, de buenos y malos, policías tailandeses y traficantes de drogas, en una Bangkok alucinante y alucinada, de ajustes de cuentas, de familia y de honor. Temas tan universales como manidos en el cine negro policíaco contemporáneo. Pero no hay nada nuevo bajo el sol.

Lo que menos se ha cuidado es el guión, y no nos referimos a la escasez del diálogo, sino que detrás de esos silencios, esa lentitud fílmica y esos ralentís, esta vez no hay nada. Las escenas del karaoke, las contadas peleas cuerpo a cuerpo se antojan anodinas a los ojos de espectador.

Y es que, Winding-Refn, en su deseo de molar tanto como en otras ocasiones, ha hecho una obra tan preciosista y llena de virtuosismo visual y sonoro, como hueca de contenido. Una lástima, pues seguramente los rendidos admiradores de Drive van a resultar muy defraudados. Esperaremos para ver qué camino toma Refn la próxima ocasión.

JR PALOMAR.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *