SHE DIES TOMORROW E HISTORIA DE LO OCULTO EN SITGES

She dies tomorrow

 

Me voy a morir mañana. Si es hoy el último día de tu vida, qué harías? Con esta interesante premisa y la incesante música del Requiem Lacrimosa de Mozart, la directora Amy Seimetz nos sumerge con She dies tomorrow en una historia hecha de pequeñas subtramas y personajes, centrándose especialmente en las mujeres.

 

 

Como la certeza de una de las protagonista acerca de «voy a morirme mañana», una idea tan peregrina como contagiosa como si fuera un virus. Una idea que se va extendiendo por todos y cada uno de los personajes, quienes empiezan a cuestionarse qué ocurriría si eso pasara, y vamos viendo las posibles consecuencias de ello.

 

 

Una película extraña y singular, entre drama y comedia negra (la secuencia del cumpleaños y lo que se deriva de ella es tremenda, lo mejor de la película, sin lugar a dudas). La trama se alimenta de historias de amor truncadas, expectativas no cumplidas, sueños rotos con la única posibilidad de que todos vamos a morir algún día y que, ese día, podría ser perfectamente mañana. El desconcierto y la tristeza acaban siendo altamente contagiosas. Particularmente, me ha costado un poco conectar con ella, a pesar que la idea me parece alucinante y muy imaginativa.

 

Historia de lo oculto

 

Historia de lo oculto, de Cristian Ponce, guionista y director, es un thriller argentino setentero, rodado en blanco y negro, que relata cómo en un popular show televisivo de investigación periodística, llamado 60 minutos antes de la medianoche, un extraño personaje, que había estudiado con el presidente Belasco en la universidad, revela que formaban parte de un grupo satánico.

 

 

Brujería, aquelarres y pactos con el diablo, constituyen los ingredientes básicos de este thriller sobre conspiraciones y paranoia, al destaparse esa oscura vinculación del presidente y del gobierno argentino con la magia negra y el satanismo.

La película, que va de menos a más, también posee algunas escenas realmente desestabilizantes y perturbadoras, que rompen con el blanco y negro como tónica general. Y, queriendo inspirarse en thrillers como los de Alan J.Pakula, nos parece que el film sigue otros derroteros muy distintos al coquetear con el terror.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *