SECRETOS DE UN ESCÁNDALO: AMORES CONTROVERTIDOS

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Todd Haynes nos acerca a una historia de amor real y algo turbulenta en Secretos de un escándalo. La que escandalizó la localidad sureña de Savannah. Gracie, una treintañera casada que se enamoró del amigo de su hijo mayor, Joe, un adolescente de 13 años y comenzaron una relación clandestina, que fue descubierta. Una relación que se vio interrumpida porque ella fue a la cárcel por acostarse con el menor y apareció el escándalo en los tabloides.

La película comienza 20 años más tarde con la pareja consolidada, ella ama de casa y él ejerciendo como veterinario, justo antes de la ceremonia de graduación, la previa a que los hijos mayores de la pareja dejen el «nido familiar». El conflicto surgirá cuándo una reconocida actriz visita a la pareja buscando asesoramiento para interpretarla a ella en un papel principal en una película independiente y empezará a estrechar lazos con la pareja y los hijos.

La película quiere ahondar de manera íntima en ese proceso que escandalizó a una localidad pequeña para que, con los ojos de la actriz que la encarna lleguemos a conocer a esa mujer que desafió las normas y convenciones morales enamorando a un menor. ¿Fue Gracie la seductora?; ¿Se aprovechó de su edad y posición de poder?; ¿fue una relación consentida? o ¿cómo se siente ella y él muchos años después, cómo ha evolucionado ese amor? Éstas son algunas de los interrogantes que lanza al aire Haynes, sirviéndose de tres actores. Natalie Portman como Elisabeth, la actriz que no sabemos si es realmente inocente, cómplice o seductora hasta que avanza la trama. Portman está increíble poniéndose en la piel de ella, proporcionando algunos de los momentos más incómodos de la función. Al frente de ella, Julianne Moore, en un rol ambiguo, entre fuerte y vulnerable. Y en el tercer vértice, Charles Melton como Joe, un hombre de aparente calma y serenidad y fuertes convicciones familiares.

May December acierta cuándo quiere incomodar al espectador, haciéndole pensar si realmente esa pareja funciona y es feliz 20 años después tanto en sus dinámicas de pareja y familiares o todo fueron castillos en el aire. Aunque quizás quiere abarcar demasiados interrogantes, quiere escañar a sus personajes, que no son blancos ni negros, ni ángeles ni demonios, sino que hay toda una escala de grises y de matices, como la vida misma. ¿La realidad puede superar la ficción o es esa ficción el agente del caos en la realidad?

En definitiva, un melodrama con estudio psicológicos de personajes que trata sobre cómo romper las convicciones sociales y morales y saltarse las reglas puede afectar a la vida cotidiana de las personas tanto en el pasado como con el paso del tiempo. No es brillante, aunque sí tiene algunos apuntes para ser recordada, entre ellas, su trío de actores.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *