RICHARD LINKLATER: EL CONTADOR DE HISTORIAS

Nombre: Richard Stuard Linklater

Profesión: aparentemente, director de cine. Pero, sobre todo, cuenta historias

Nacimiento: 30 de julio de 1960, en Houston (Texas)

Estado civil: casado y padre de Lorelei, tiene en Ethan Hawke a un hermano pequeño cinematográfico.

Situación actual: tiene pendiente de estreno la comedia That’s what I’m talking about, y también pendiente de estreno el discurso de agradecimiento por el Oscar a Mejor Director.

 

Richard Linklater es un rara avis entre los candidatos al Mejor Director: no tiene el reconocimiento de autor de González Iñarritu; ni el universo visual tan definido de Wes Anderson; o el sello personal de Bennett Miller; de Morten Tyldum, la verdad sea dicha, aún no tenemos suficiente información. Linklater ha dirigido películas como Escuela de Rock, The Newton Boys, o la trilogía Antes del…, creando una filmografía difícil de catalogar.

 

Pero Linklater es un experto contando historias, por eso no pone límites a qué nos cuenta, sino que dedica gran parte de sus esfuerzos a cómo lo cuenta. Los viajes como metáfora del recorrido vital de los protagonistas en Antes del amanecer, se convirtió en una trilogía en la que se plasmaban las diferentes estadios por los que pasa una relación, primero de pareja y después familiar, y que serían su trabajo más reconocido (hasta la llegada de Boyhood).

 

Pero en el 2002, antes de rodar Escuela de Rock, comenzó a preparar (y también a rodar) Boyhood, centrada en la adolescencia y mayoría de edad de Mason (Ellar Coltrane) y en la historia de su familia. Un rodaje intermitente, que duraría doce años, para montar una película que fluye con tanta naturalidad, que esconde la totalidad de los andamios que la soportan. Un maravilloso ejercicio de buen montaje y excelente dirección que se sustenta sobre un guion que renuncia a cualquier exceso, a cualquier pose.

 

Porque con Boyhood, Linklater abandona los diálogos rebuscados, y un tanto artificiosos que, en ocasiones, aparece en la trilogía Antes del…, apuesta por lo sencillo, y utiliza la música como un mapa cronológico. Es el trabajo de un orfebre, y le ha supuesto su primera nominación al Oscar como director. Y aunque ya había optado a los premios de la Academia como guionista (por Antes del atardecer y Antes del Anochecer), nunca había logrado un aplauso tan unánime por su obra y su trabajo.

¿Le puede pesar el haber dirigido películas como Escuela de Rock o haber actuado en Spy Kids?. Pues no debería, aunque todo es posible. De hecho, es un ejercicio interesante recuperar estas películas (O Bernie, o Fast food nation) y tratar de adivinar al Linklater que, paralelamente, estaba enfrascado en la producción de que la que puede ser la obra definitiva de su carrera.

 

Más allá de que consiga el premio al Mejor Director en la ceremonia del próximo día 22, lo cierto es que ha logrado construir, con la complicidad del tiempo, una obra atemporal, para unos; un experimento cinematográfico, para otros.

 

IMMACULADA PILAR COLOM.-

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *