RELIC, HOSTS Y SLAXX EN SITGES

Relic

Relic (2020)

En sección oficial a competición hemos visto “Relic”, coproducción australiana y estadounidense, dirigida por la debutante Natalie Erik James, que algunos han comparado con Ari Aster o Robert Eggers. A mí, personalmente, me ha parecido un buen debut, pero muy alejado de los otros dos (sobre todo de Aster), en una historia generacional de tres mujeres en la lucha por la enfermedad mental de una de ellas. La atmósfera en la casa (la otra protagonista de la historia) está muy bien conseguida, pero ya hemos visto otras casas malrolleras antes iguales o peores que ésta.

 

 

El ritmo es pausado (de eso que gusta tanto ahora, que parece que lo hacen todo como más artístico), pero, aunque las actrices estén muy bien (principalmente Robyn Nevin, la abuela; Emily Mortimer sigue haciendo el mismo papel de siempre), la película hasta el último acto se vuelve aburrida y lenta. Además, al final tampoco hay una explicación de lo ocurrido, ni de por qué esos comportamientos extraños ocurren.

 

 

Al final, todo acaba siendo una analogía respecto a las enfermedades mentales y la soledad desde un punto de vista fantástico: no pretenden hablarnos de una casa encantada, sino de cómo las enfermedades mentales nos corroen y se propagan por nuestro interior como si fuera moho en una pared. Gustará a aquellos que buscan el llamado “terror elevado”, pero a muchos les parecerá lenta y aburrida, a pesar que el final sea angustioso como el que más. Es un buen debut, nadie lo niega, y me apetecerá ver más películas de esta directora pero de momento no es mi tipo de película.

 

Hosts

 

Hosts (2020)

Dentro de la MIdnight X-Treme tenemos esta producción británica, donde una cena de Navidad entre una familia y unos amigos acaba convertida en una pesadilla. En principio, parecería sobre el papel que sería un festival de sangre y violencia, pero acaba quedando a mitad de camino por no saber muy bien qué pretende contar, si un drama familiar o si una invasión alienígena.

 

 

Hay retazos de muchas historias en segundo plano que tampoco acaban de cuajar y sólo vemos eso, retazos inconexos. La violencia además es escasa más allá de la primera e impactante escena en la cena que abre boca para lo que pueda venir, pero que luego también acaba desdibujado. No he dejado de pensar, mientras la veía, en otra película que hace unos 3 años también se pasó en Sitges en la misma sección, Secret Santa, y en lo divertida y loca que me pareció (donde una cena familiar de Nochebuena con sus consabidas discusiones familiares y rencillas acaba en una matanza loca y sangrienta).

 

 

En ese sentido, creo que el tono de comedia y humor negro fue el gran acierto de la película y en “Hosts” hubiera agradecido (o al menos es lo que quería ver) algo más de ese humor negro y no tomárselo en serio, como un drama, y acabar siendo una película de gente gritando y despidiéndose antes de morir. Y ese componente alienígena a modo de explicación de lo ocurrido no queda explicado ni parece importarle ni al espectador ni al director. En conclusión, película fallida y prescindible a más no poder.

 

Slaxx

 

Slaxx (2020)

Una de las cabezas de cartel de la Midnight X-Treme, la película de los pantalones vaqueros asesinos. Es ideal para hacer una doble sesión con aquella película adolescente de “Uno para todas” y echarse unas risas como si fuera la secuela encubierta. La verdad es que la película es un producto de divertimento para echar unas risas y poco más. No es una gran película ni creo que quede grabada más allá de lo loca de su propuesta y algún que otro momento, pero cumple su objetivo que es entretener y dar unas buenas dosis de sangre.

 

 

La trama es lo de menos: unos pantalones sedientos de sangre que quieren cobrarse su venganza por haber sido fabricados de manera poco ética. Está bien el esfuerzo por integrar un mensaje de crítica a la industria de la fabricación textil y la explotación infantil, además de ese estúpido culto al cuerpo y a las marcas de moda que hace que la gente pierda el sentido por una prenda de ropa. Ojo también a dos momentos musicales que resultan trinchantes a la par que inesperados. En general es una película divertida y caza muy bien con el espíritu gamberro que caracteriza la Midniht X-Treme.

 

 

JOSÉ ISAAC PELLICER.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *