RAQUEL, RAQUEL

(No Ratings Yet)
Loading...

Hay una corriente en el cine de adolescentes que se dedica a explorar los recovecos de su alma, su inadaptación en el mundo que les rodea, sus frágiles relaciones con el entorno y todo ello, aderezado además por un problema (embarazo) o enfermedad (sea anorexia, cáncer, etc) de la protagonista femenina. Ya en Donnie Darko aparecían algunas de estas constantes, de manera un tanto tenebrosa, aunque este subgénero melancólico-teen ha eclosionado estos últimos años con títulos como El arte de pasar de todo, Las ventajas de ser un marginado, 10000 Saints, Bajo la misma estrella, God help the girl! o la más reciente y que ahora nos ocupa Me and Earl and the dying girl (Yo, él y Raquel, desafortunado título en español).

La historia es la misma de siempre, Greg, un chico inadaptado y rarito que entabla amistad con una chica en apuros, en este caso, la Raquel que da nombre al título, que padece en esta ocasión, leucemia. La particularidad de este film es que tanto él como su amiguete del alma, Earl se dedican a parodiar y grabar títulos de pelis clásicas (La Naranja Mecánica, Apocalypse Now, Cowboy a medianoche, etc…), que casualmente, son los friki-homenajes cinéfilos más acertados de la película, en los que la cinta abraza a Michael Gondry y su Rebobine por favor, incluso La Ciencia del Sueño.

También hay momentos WesAndersonianos en este drama melancólico, cuyo mayor interés radica en saber si Raquel se va a salvar o no. No en vano, Olivia Cooke, quien nos recuerda a una futura Natalie Portman, es uno de los alicientes de esta alargada y de lenta cadencia, aunque correcta historia adolescente -con breves chispazos de originalidad- destinada a un target más adulto que las rom-com teenagers al uso.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *