Menú
QUIÉN A HIERRO MATA: VENGANZA CON LUIS TOSAR
agosto 27, 2019 Articulos

Quién a hierro mata, de Paco Plaza, es la incursión del director valenciano, conocido por sus títulos de terror, como la saga Rec y Verónica, en el terreno del thriller, que tan bien han explotado Alberto Iglesias y Rodrigo Sorogoyen estos últimos años con genialidades como La isla mínima, Sólo Dios perdona y El Reino. 

En este caso, la trama se ambienta en la Galicia de los narcos y de la droga en la que un enfermero, Mario (Luis Tosar) se convierte en el predilecto de un capo de la droga que está en las últimas y cuyos hijos le han internado en la residencia donde éste trabaja.
A caballo entre el thriller oscuro, el de narcos y la revenge-movie se enclava este Quién a hierro mata, título premonitorio tanto como su previsible trama, siendo el guión el punto más débil de una historia correcta, pero no sobresaliente en la que destaca sobre todo un Luis Tosar, preso de febril delirio vengativo y cuya presencia y actos impregnan de fatalismo la historia. Así como brillan el resto del elenco, entre los que cabe mencionar a Xen Cejudo, Ismael Martínez y María Vázquez.
Más cerca del thriller español antes mencionado (aunque sin resultar tan brillante) y de series como Narcos y Fariña o de películas como Gomorra ( especial por la incursión de ciertos personajes quinquis en la trama) que del cine de Park Chan-Wook, Quién a hierro mata es la historia del descenso a los infiernos de un hombre a punto de ser padre atrapado por su pasado. Aunque la trama es muy típica y tópica resulta entretenida y se sigue con interés gracias al buen hacer del reparto y a un puñado de escenas potentes (ojo al escalofriante e inolvidable plano final, en el que la vida y la muerte se dan de la mano). Aunque algunas arbitrariedades de los personajes y ciertos flashbacks que no aportan demasiado pueden hacer desconectar al espectador.
Además, el que busque la poesía visual del cine surcoreano mejor que se vaya olvidando. Asimismo, porque en algunas escenas de «mal rollo» intervengan agujas y jeringas no significa que tenga paralelismos con Audition, de Takashi Miike.
Así pues, estamos ante un thriller correcto, de buena realización y factura, pero que naufraga en su guión. Nos esperábamos mucho más de un director de género que ha demostrado ser uno de los grandes en España.
SONIA BARROSO.-
Deja un comentario
*