PEPPERMINT: JENNIFER GARNER COMO MADRE EJECUTORA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Peppermint, Matar o morir, de Philip Morel, sería un thriller de acción típico y tópico más combinado con una revenge-movie de no ser por tener a una protagonista femenina potente en muchos aspectos. Jennifer Garner ya ha demostrado que puede ser la perfecta madre americana en pantalla, lo ha hecho en Juno y en Hombres, mujeres y niños, de Jason Reitman, y en Con Amor, Simon, y se le da muy bien (no en vano en la vida real es madre de dos hijos, fruto de su matrimonio con Ben Affleck).

Y también ha demostrado con creces que puede ser una heroína de acción convincente, ya lo hizo en la serie Alias y en Elektra. Así pues, Riley North, la aguerrida madre justiciera que clama venganza contra el jefe de una banda de narcos en Los Ángeles años después de la muerte de su hija de 8 años y de su marido, resulta la mar de convincente. He de confesar que me lo pasé bastante bien viendo a la Garner ejercer la doble faceta de madre sufridora y vengativa, repartiendo hostias a diestro y a siniestro, con más vidas que los gatos y más escurridiza y con más fuerza física que ya querrían algunos de los hombres que aparecen en la película.

Aún así, el film es muy rutinario, y depara pocas sorpresas para los fans de este tipo de películas. Lo mejor es también el análisis que hace de las consecuencias de las redes sociales para ensalzar o hacer caer a uno u otros, justificando o no las acciones de la protagonista. Por lo demás, nos sabemos casi el guión de memoria y, aunque está bien rodada, es eficaz y entretenida, no llega a ser memorable. Y no por Jennifer Garner, al contrario, ella es el alma de Peppermint y la que salva los muebles en este non-stop de escenas de acción (sobre todo en la segunda parte de la cinta). Pero los malvados son muy de cliché -el “malo malísimo” jefe de los narcos, sus torpes secuaces, el policía corrupto e incluso “la madre pretendidamente perfecta, cruel y malvada”-; y las secuencias están rodadas por un director artesano y no por un verdadero artista del cine de acción.

No imaginamos qué podría haber sido de este film de haber sido rodada por Peter Berg, David Ayer, Michael Bay, Gareth Evans…por citar algunos notables ejemplos de directores de cine de acción. Aquí hay buena voluntad y ganas de hacer una película comercial y entretenida, pero nada más. Y con eso, no me basta. Lo peor (o no) es que si tiene éxito quizás quede abierto el final para una posible secuela, saga, etc.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *