PAULA: EL ARTE DE VIVIR

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

Finales de siglo XIX, principios de siglo XX, las mujeres tenían que ser buenas amas de casa, buscarse un buen marido, tener hijos…Todas aquellas que querían tener una profesión, emanciparse y ganarse la vida por ellas mismas estaban mal vistas, eran poco valoradas y tachadas de histéricas, locas, ociosas, etc. Éste es el tema central de Paula, el nuevo film de Christian Schowochow, un biopic sobre la vida de Paula Becker. Especialmente, el film relata su vida, desde sus inicios como pintora en Worspede (Alemania, cerca de Bremen), su matrimonio “fallido” con el pintor paisajista Otto Modersohn y su relación de amistad con la escultora Clara Westhoff y con el escritor Rilke, quienes la “abrieron” los ojos a una nueva realidad, que fue su “etapa parisina”, en la Ciudad de La Luz, dónde fue su “despertar” al arte, a la vida, al sexo, etc.

Asimismo, aparte de temas más artísticos, la película es un retrato de una mujer avanzada a su época, que quiso liberarse del yugo del matrimonio y de la maternidad y vivir su profesión y su vida, por sí misma. Una joven quien buscó su identidad artística, personal y su reconocimiento como mujer y como pintora.

¿Qué es lo que más nos ha resultado atractivo de la película? La historia de emancipación femenina, sobre todo, gracias a la intensidad que le imprime su protagonista, Carla Juri, un rostro que veremos próximamente en Blade Runner 2049. La luz y la fotografía captan muy bien las pinturas y los estados de ánimo de los personajes.

¿Qué es lo que menos nos ha gustado? Más que nada, que la historia no es original ni novedosa y el biopic es interesante, pero no aporta nada nuevo al género, ni en cuánto a historia ni en cuánto a manera de estar narrada.

En definitiva, que Paula agradará a los que nos hubiera encantado vivir en el París bohemio de principios de siglo, que tan bien retrataban otros films, como Moulin Rouge, de Baz Luhrmann y Midnight in Paris, de Woody Allen. Es decir, si nos gusta dejarnos perder entre buhardillas, tuburios, gente de mal vivir, artistas, pendencieros, copas de absenta y amores libres y locos, ésta es nuestra película. Una cinta que, además, ha de servir para que el público de fuera de Alemania descubra a la pintora expresionista Paula Becker, quien no conoció el éxito en vida y que ha sido la primera mujer de la historia a la que se le ha dedicado un Museo con su nombre, en Bremen.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *