Menú
PANORAMA Y GANADORA DE NUEVOS DIRECTORES
septiembre 28, 2014 Festivales

 

La sección Nuevos Directores pretende impulsar el cine de los realizadores más jóvenes que se están abriendo paso en el panorama cinematográfico mundial. Es la razón de ser del festival de San Sebastián junto a la Sección Oficial, o por lo menos, eso es lo que se viene intentando en las últimas ediciones. Por ello, hace dos años se convirtió en una sección independiente. Con esta decisión que tomó la directiva encabezada por José Luis Rebordinos se quiso reforzar la identidad de este apartado que antes pertenecía a Zabaltegi. Justamente en la 60 edición el premio patrocinado por Kutxa estaba valorado en 90.000 euros (que fueron a parar a Fernando Guzzoni por su inquietante Carne de perro), pero por lo que se ve el impulso que se le quería dar a este premio ha perdido fuelle, ya que, la dotación del galardón se ha visto reducida considerablemente a 50.000. Aún así, sigue siendo una cantidad impresionante. Sin embargo, habrá que ver si la apuesta por los nuevos talentos sigue siendo tan firme como quieren hacernos creer.

 

Este año se han podido ver 13 producciones de distintas nacionalidades, y algunas de ellas han sido estrenos mundiales. El jurado oficial presidido por Nicole Brenez y compuesto por los integrantes Chris Fujiwara, Fernando Guzzoni, María Mur y Malgorzata Szumowska ha decidido otorgarle el premio a la mejor película a Urok/The Lesson, coproducción búlgara y griega dirigida por Kristina Grozeva y Petar Valchanov. Se trata de una sencilla historia protagonizada por una joven maestra de escuela que se nos muestra inflexible con sus alumnos, pero que las circunstancias de la vida la harán cambiar de actitud y por lo tanto, de proceder, ya que, aprenderá una gran lección. Los valores que trata de inculcarles en clase son un lujo para la gran mayoría que sobrevive a duras penas en este mundo donde los más pobres están sometidos a la dictadura del dinero, y por lo tanto, se ven obligados a robar o hacer cosas peores. Hasta ahora la idealista protagonista nunca se ha visto en la situación en la que se encuentran algunos de sus alumnos, pero tendrá que hacer frente a unos gastos inesperados que le van a cambiar la vida.

 

 

 

Con esta sobria y a ratos angustiante cinta los autores quieren resaltar que no hay que juzgar tan severamente a los demás, puesto que, todos podemos caer presos de la desesperación más absoluta. Por lo tanto, la idea que desean transmitir a los espectadores es muy clara y concisa; no hay que ser tan duro a la hora de juzgar las acciones de los demás, porque siempre hay una razón lógica que explique tal comportamiento. Y en vez de enjuiciar a los que nos rodean haríamos mejor en tratar de comprenderles, y si es posible de ayudarles, en vez de echarles la culpa de todos los males. Es una interesante obra que nos interpela a todos. Es honesta, sencilla y clara.

 

IMPUNIDAD DE LOS PODEROSOS ANTE LA LEY

El jurado también ha querido reconocer el trabajo del letón Juris Kursietis con una mención especial a Modris. Se puede decir que comparte el mismo espíritu con la ganadora, puesto que, se trata de una sencilla y honesta película que muestra la vida de un problemático chico de 18 años. Modris no ha podido conocer a su padre, ya que, según su madre está preso en la cárcel. El protagonista descubrirá que su madre le ha estado ocultando la verdad todo este tiempo, y lo peor es que siempre le había dicho que acabaría como su padre, en la cárcel, si no cambiaba de actitud. Y resulta que le ha estado machacando con esa mentira toda su vida. Modris necesita ayuda, está claro que tiene serias dudas existenciales e inseguridades como cualquier chaval de su edad, pero con el agravante de que no ha tenido una autoridad paterna que lo guíe. En vez tratar de ayudarle, su madre le va a denunciar a la policía por haberle robado el radiador, así que, las cosas se van a poner feas.

 

La madre quiere darle una lección para que empiece a comportarse como es debido, porque piensa que su hijo no es más que un gamberro y un ladrón. Al igual que The Lesson, el cineasta letón reivindica el diálogo y la compasión, ya que, Modris actúa de esa manera porque se siente solo e incomprendido por todos, y puede acabar en la cárcel por culpa de su madre. Gracias a la historia de Modris el público puede reflexionar sobre el origen de la maldad. Algunas personas se ven obligadas a robar porque las circunstancias que se les presentan son demasiado adversas como para hacer otra cosa. Demuestra que ser buena o mala persona depende mucho de las circunstancias, es cierto que no es ninguna novedad a estas alturas, puesto que, eso ya lo afirmó Freud en su día, pero es necesario volver a recordarlo. La única diferencia estriba en que los hijos de los poderosos pueden delinquir sin que la justicia les persiga, mientras que los pobres se ven abocados a quebrantar la ley para poder sobrevivir, y acaban siendo carne de presidio. Y los hijos acaban pagando el pato y así se perpetúa la tradición de aquellos a los que consideramos indeseables.

 

Esa es la idea que defiende también Toto si surorile lui/Toto and His Sisters el documental dirigido por el rumano Alexander Nanau. Toto y sus dos hermanas sobreviven a duras penas en un contexto donde las drogas y la delincuencia son el pan de cada día, por lo tanto, es de esperar que los protagonistas acaben igual que su madre: en la cárcel. Su casa suele estar lleno de drogadictos (su tío es uno de ellos) y por consiguiente, tienen que apañárselas solos. A diferencia de películas que he comentado anteriormente, la historia de Toto es esperanzadora aunque sea tremendamente dura y trágica. El autor nos enseña que se puede salir de la marginalidad gracias al estudio o al trabajo (en este caso, se trata de break dance), pero para eso se necesita ayuda de los organismos públicos. Está claro que sin ningún tipo de ayuda los indeseables seguirán abarrotando las cárceles y los correccionales, y seguirán representando el papel del chivo expiatorio en la sociedad. Gracias a ellos la gente normal podrá expiar sus pecados y podrá dormir tranquilamente.

 

La mayoría de las propuestas que se pueden ver en Nuevos Directores son películas que intentan combatir los prejuicios existentes que son aceptados por la gran mayoría, y para ello, cuentan historias duras, crueles y sobre todo, verdaderas. No intentan manipular como sí lo hacen las películas dominantes, porque a los poderosos les interesa defender el status quo cueste lo que cueste. Estas, en cambio, suelen ser honestas y sencillas historias que pretenden hacer reflexionar a los espectadores planteando un tema relevante. Y además, suelen tratar de evitar juzgar a los personajes, solamente enseñan las acciones para que el público saque sus propias conclusiones. Lo malo que tienen es que no suelen ser películas demasiado portentosas en cuanto a la estética o al estilo se refiere, porque se concentran en transmitir determinados valores de la manera más sencilla posible. Por otro lado, el característico distanciamiento que existe entre el personaje y el espectador hace que sea más difícil que lleguen a emocionar o conmover a la gente. Porque la sobriedad del estilo que las caracteriza en la mayoría de los casos hace que se prime ante todo el análisis y la reflexión. Y eso significa que la mayoría de las películas que se estrenan en esta sección no van a convertirse en clásicos imperecederos, ya que, acertar con las decisiones estilísticas es indispensable para dejar huella en la memoria de las personas. La estética es tan importante como la ética, nunca hay que olvidarse de ello.


HISTORIAS FANTÁSTICAS Y ORIGINALES

Después de repasar rápidamente las características esenciales que posee este tipo de cine que promueve Nuevos Directores a continuación pasaremos a hablar de la única película que se ha diferenciado gracias a su fantasía. Vincent n’a pas d’écailles/Vincent es la ópera prima de Thomas Salvador, actor, cineasta, guionista y acróbata francés. Al principio, parecía que se trataba de una minimalista y sencilla historia de un hombre cualquiera, es decir, con las convencionales características que predominan en este tipo de cine considerado moderno: ritmo lento, pocas palabras, la utilización de la elipsis (que acentúa la fragmentariedad del relato) y demás. Sin embargo, después de unas cuantas escenas acontecen unos hechos que dejarán boquiabierto al espectador. Se puede decir que Vincent es un superhéroe, ya que, posee una fuerza y agilidad increíbles. Además cuenta una bonita historia de amor entre el superhombre y la chica. Resumiendo, se trata de una afable y alegre película con toques fantásticos. Entretenida y curiosa. 

 

Y para terminar quiero destacar otras dos producciones que me han parecido sumamente interesantes. Empezaré con Kak menya zovut/Name Me de Nigina Sayfullaeva, que versa sobre dos adolescentes rusas que emprenden un viaje (iniciático) a Crimea en busca del padre de una de ellas. Las dos son totalmente distintas en cuanto al carácter, pero tienen algo en común: ambas no han podido conocer a su padre biológico, por ello, tienen esa duda que no les permite dejar el pasado atrás y por fin deciden enfrentarse a sus miedos. En apariencia se trata de una historia alegre y tierna, ya que, están de vacaciones tratando de descubrir el mundo, pero las acciones que se nos relatan esconden una violencia silenciosa. Simplemente, desgarradora.

Y por otro lado, Albert Shin ha presentado In Her Place, una intrigante y dura película sobre una adolescente embarazada. Su madre no quiere hacerse cargo de ese niño y ha decidido venderlo a una pareja de Seúl en cuanto nazca. El autor nos pregunta sobre el valor de la vida. ¿Es posible que todo pueda ser comprado y vendido en el mercado? El ritmo es lento, ya que, el director se toma su tiempo para contar la historia y está claro que prefiere sugerir para que de esa manera el público pueda participar activamente hilando el relato. Muy recomendable.

BEÑAT EIZAGIRRE INDO.-

 

Deja un comentario
*