MOONLIGHT: FORJAR LA PROPIA IDENTIDAD

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

MOONLIGHT

Moonlight, de Barry Jenkins, está nominada a 8 Oscars en categorías importantes, entre ellas, mejor película, director, actor de reparto para Mahershala Ali y mejor guión adaptado. La búsqueda de la identidad en un personaje siempre ha sido un tema que ha dado mucho juego para explorar en una pantalla de cine. Ya lo hizo Richard Linklater en Boyhood; Céline Schiama en Tomboy y Girlhood o Andrea Arnold en Fish Tank y American Honey, por citar algunos ejemplos recientes. Incluso la también nominada Lion, de Gath Davis, también lo aborda.

¿Cuál es la particularidad de Moonlight? Que lo hace desde una óptica distinta, rompiendo los estereotipos de género y de raza, para construir una nueva masculinidad negra que no es la que se asocia a lo que debería ser un chico “de color” de los suburbios de una gran ciudad, en este caso, de Miami. A través de tres etapas de su vida, Chiron niño, adolescente y ya adulto, se nos presenta ante nuestros ojos con una mirada nueva, con una identidad nueva.

La cámara nerviosa y movida en mano que utiliza el director nos sirve para adentrarnos en las emociones de un personaje que se forjará a si mismo a través de los encuentros y circunstancias que vive. Juan (Mahershala Ali) es una pieza clave en este rompecabezas vital de Chiron y quizás, su figura y sus palabras, resuenan tanto a lo largo del metraje que por ello es tan recordado -y nominado al Oscar además-. La dureza de la vida contrasta con la poesía de algunos de sus bellos fotogramas. Pero Moonlight no sólo es estética, sino también contenido, recorrido vital que perdurará en mentes y retinas. Cómo una identidad se forja y se revela ante nosotros. Como la vida misma.

HELENA TRINADO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *