MÁS ALLÁ DE LA I.A.

(No Ratings Yet)
Loading...

 

Álex Garland es un reputado guionista, pues suyos son los libretos de dos películas de género de Danny Boyle como 28 días después y Sunshine, por ello no nos extraña que, para su debut en la dirección, haya decidido armar un thriller de ciencia ficción sobre los peligrosos límites de la inteligencia artificial, Ex-Machina, del cual también firma su guión.

Esta ópera prima es una de las propuestas más estimulantes del género que se han podido ver últimamente y con pocos escenarios, el centro de investigación y algunos parajes de los Fiordos Noruegos, pocos actores y mucha inteligencia y giros de guión inesperados, consigue mantener en vilo al espectador de principio a fin, cosa que no suele ser muy habitual.

La trama, de la que no conviene revelar casi nada para que el público se vaya encontrando con los retos que la historia le plantean, reúne a dos informáticos, Nathan (un inquietante Oscar Isaac) uno, el jefe de una compañía puntera, Blue Book, que está haciendo avanzados experimentos en I.A, con la construcción de una robot de forma antropomórfico y a Caleb (Domhall Gleeson), el trabajador más inteligente de su empresa, un joven soltero y sin familia, seleccionado para probar si Ava (Alicia Vikander), su más reciente creación de I.A. tiene realmente consciencia a través del test de Turing.  

La película se vertebra en una semana y 6 sesiones en las cuáles Caleb y Ava comienzan a tener feeling, mientras que Nathan se va revelando como un ser excéntrico, adicto al alcohol y al deporte, con unas creaciones que le asemejan más a Dios que a un hombre.

En este discurso entre El Creador, su Creación y el Elegido se aprovecha para tratar temas como la lealtad, la confianza, el engaño, la seducción, la manipulación, poniendo en jaque los peligros que puede entrañar una inteligencia artificial que puede llegar a competir o a sustituir a la inteligencia emocional humana.

Se trata pues, de un thriller tan minimalista como efectivo, tan racional como emocional, que seguramente no nos dejará indiferentes. Como mínimo, un entretenimiento inteligente y fascinante que nos puede llevar a una reflexión más allá de la existencia humana.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *