MARKETING EN EL BÚNKER

(No Ratings Yet)
Loading...

Cuando terminó la que considero la entrega mas completa y satisfactoria de la saga (En llamas) ya manifesté mi cierto desencanto al extender la fórmula de la saga de forma tan prolongada que, continuamente, da la impresión de ser un capítulo de “transición”. Uno ya podría intuir que la decisión se iba a agravar más al dividir el capítulo final en dos films, una “moda” en Hollywood que nos está convirtiendo cada mas en consumidores y menos en espectadores en una industria cada vez aún mas contaminada de mercantilismo.

Además, Sinsajo Parte 1 supone al tener que hacer esa división, un film cuyo concepción va a dejar helados a los que esperen un film de aventuras como los anteriores . Porque hasta ahora la franquicia nunca había abrazado de forma tan deliberada el drama bélico. Y nunca el término “teen” estuvo tan cogidas en pinzas. Sinsajo Parte 1 mantiene algunas constantes de las adaptaciones fílmicas de Suzanne Collins pero deja de un lado el pintoresco contraste de las anteriores entre el lujo del capitolio con la de los distritos pobres e incluso la odisea por la supervivencia en formato de reality para encerrarse en un búnker; dónde en los despachos se prepara la otra guerra en forma de marketing.

Es justamente ese subtexto tan claramente metafílmico y extrapolable (la figura mediática de Jennifer Lawrence cada vez contribuye cada vez más a eso) que la hace tan interesante. Pero por fortuna, incluso en sus momentos mas asépticos, aquí hay algo. Y da la sensación que en estos proyectos hay gente luchando con un fervor tan traspasable en la pantalla que no harán que esto se hunda. Dicho de otro modo, esto en manos de otros hubiera sido un preámbulo aburrido pero con los dos Lawrence (Jennifer y Francis, director y actriz que aunque coinciden en apellidos, no son familia) esto tiene fuerza. Y llega…

Francis Lawrence es el que hace el trabajo menos reconocido. Después de la cámara mareante que escogió Gary Ross, el realizador de Yo soy Leyenda se reafirma después de En llamas con lo que aprendido en su incursión anterior. Es muy difícil hacerse con el control del tono de la franquicia con una premisa tan propensa al 18 REC y hacerla amena a su público, sin dulcificarla en exceso. Aquí todavía lo tiene mas controlado en un film dónde aparte un par de momentos balsámicos en la naturaleza, la acción se reduce prácticamente en espacios oscuros donde incluso los colores cálidos solo transmiten frialdad. Y donde hay mucha muerte, sangre y una visión anti-heroica de la guerra. ¿Cómo lo ha hecho Francis para golpear al espectador de todas las edades y a la vez no perturbar la visión pre-adolescente de un fan de la saga? Caminando por la línea con una seguridad y lucidez pasmosa.

Respecto a la otra Lawrence, no la vamos a descubrir. No sólo Jennifer Lawrence se ha convertido en Katniss. Es que la actriz demuestra , al menos en mi opinión, que es la mejor actriz de Hollywood de su generación y se entrega de forma a un papel que deja sin habla. Katniss será uno de sus roles mas recordados y transmite una verdad que dan ganas de aplaudir a cada intervención suya.

Lástima que esté tan sola. Ni Julianne More, ni Philip Seymour Hoffman pueden lucirse y estar algo mas que correctos. Ni siquiera Woody Harrelson, en su magnífico rol de ebrio mentor es aprovechado por el libreto. En el caso de Peeta, también sale lo justo pero si hay que reconocer que su rol le va como anillo al dedo y si puede aprovechar el metraje que dispone.

En fin, un buen entretenimiento al que creo que faltan algunas cosas (sobretodo acción que hay muy poca y un final, claro) y que esta por debajo de su anterior film, pero como ración de la saga tiene mas entidad que experimentos similares. Esperemos que finalmente, la definitiva parte de esta saga esté a la altura pero su metáfora subversiva ya la convierte, por ahora, en una de las sagas mas estimulantes de los últimos años.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *