Menú
EL MALVADO ZORRO FEROZ: FÁBULA TIERNA E HILARANTE
mayo 29, 2018 Articulos

Benjamin Renner publicó en Francia en 2015 El malvado zorro feroz, una novela gráfica que supuso un gran éxito de ventas con su apariencia de storyboard y su base ácida y divertida a partes iguales. Poco después, el autor se pondría a la cabeza, junto con Patrick Imbert, de la dirección de la película del mismo nombre dotándola de una estética especial gracias a su técnica de animación tradicional y de coloreado en acuarela.

Este film, que obtuvo el César a la mejor película de animación en el país galo, ha tardado en llegar a las pantallas españolas, pero por fin podemos disfrutar de las andanzas de estos singulares animales a partir de este viernes, 1 de junio.

El guión se divide en tres historias que comparten personajes y que resultan hilarantes a la par que ingeniosas y tiernas. Esta estructura es perfecta para los niños, ya que impide que se pierdan en argumentos largos y se adapta a un ritmo de comienzos, nudos y desenlaces ideales para ellos.

Después de tanto producto infantil de corte norteamericano, basado en chistes de pedos y looks ridículos, este humor francés es más que refrescante. Sobre todo, para los padres y adultos que van a encontrar con muchísimos mensajes y críticas sobre la integración, la identidad, la maternidad, la sobreprotección, la amistad y la moral, conceptos que a los pequeños se les escaparán.

Probablemente, ellos se fijarán más en los porrazos y en las situaciones increíbles que se van sucediendo durante todo el metraje y que harán que estallen en carcajadas. Aunque yo espero que les calen esos temas subyacentes, sobre todo el de la madre capaz de todo por sus hijos, el padre adoptivo que se meterá en la boca del lobo (o más bien de la gallina) para salvar a sus polluelos y el del cerdo que no puede evitar preocuparse por los tontos de sus amigos aunque sepa que se va a arrepentir. Todos los personajes coinciden en su empeño de no abandonar el objetivo que se fijan por muy difícil que se lo ponga el destino, así los directores logran transmitir que la constancia es la clave del éxito. El ritmo no decae, porque los conflictos y las emociones estallan continuamente en el devenir de estas tres historias donde triunfan los sentimientos antes que el interés o el sentido común, aunque a veces la forma de contarlo pueda parecer un poco lento para un público poco acostumbrado al cine europeo.

Mención especial al perro guardián enamorado de su zona de confort y que pone la gota de realismo apisonador en las historias. Me recuerda a la imagen estereotipada que tenemos de los funcionarios en España. Cubramos el expediente con el mínimo esfuerzo.

En definitiva, estamos ante una película familiar con un diseño impecable y un guión enternecedor y simpático que tiene todos los ingredientes para gustar, independientemente de la edad del espectador. Al fin y al cabo, como dice el cerdo, lo más importante es ser feliz. Eso es lo que debería quedarse grabado y bien grabado en las cabezas de todos.

DÁCIL MUÑOZ PORTA.-

Deja un comentario
*