MALOS TIEMPOS EN EL ROYALE: CALIFORNIA Y NEVADA CRIMINAL

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

Malos tiempos en el Royale, de Drew Goddard, es una película de género, un thriller criminal que os atrapará por la ambientación de finales de los 60 en un hotel limítrofe entre California y Nevada, que vivió épocas mejores en el que, una mala noche se reunirán 7 personajes y, lo que ocurrirá allí dará un vuelco a sus vidas, sea para bien o para mal.

Se trata de un aparente comercial de aspiradoras (Jon Hamm), un pretendido sacerdote con lagunas de memoria (Jeff Bridges), una cantante de color en horas bajas (Cinthia Erivo, la gran revelación de la película), dos hermanas, una mayor y resolutiva y otra jovencita, influenciable y enamorada (Dakota Johnson y Cailee Spaeny), un joven recepcionista con cargo de conciencia (Lewis Pullman) y un líder charlatán y sexy de una secta (Chis Hemsworth).

Partiendo de una estructura en episodios, iremos descubriendo las verdaderas motivaciones de cada uno de los personajes, lo que cuentan y lo que ocultan. Es especialmente significativa una misma secuencia que se narra y se vive desde tres puntos de vista distintos, en función del personaje que las relata y las mira. Y, aunque hay altibajos de ritmo y un metraje un poco alargado, a mí me ha fascinado, sobre todo, por la manera que Goddard cuenta esta historia de pecadores y almas perdidas y corrompidas en la que será la noche más fatídica de sus vidas. Asimismo, el reparto es de campanillas y tanto los pesos pesados más conocidos como las “caras nuevas” otorgan a sus personajes, un poco arquetípicos, para que vamos a negarlo de una verdad que los hace interesantes al espectador.

Deslumbrada con los “solos” de la cantante -mención especial a la potente banda sonora con hits de los 60´s- y con la planificación de algunas secuencias, que quedarán para el recuerdo, Malos tiempos en el royale es de esas películas que, aunque no sean redondas, son tan fascinantes que acaban resultando recordables y satisfactorias. Una visita a El Royale es una experiencia que merece ser visionada. Es cierto que no es una película ni de Scorsese, ni de Tarantino ni es L.A.Confidential, de Curtis Hanson, aunque tenga referencias a todos estos cineastas. Es cine negro criminal bien explicado e interpretado y ya, sólo por ello, vale el precio de la entrada.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *