Menú
LOS HOLLAR: LA FAMILIA UNIDA…
marzo 17, 2017 Cine de Autor

La tendencia actual en las comedias dramáticas es que abunden más las situaciones dramáticas desde un tono un poco más desenfadado. Es el caso de Los Hollar, la segunda película del también actor John Krasinski, conocido por ser el actor de Un lugar donde quedarse, 13 días o de la serie The Office. La trama es la siguiente, John Hollar (John Krasinski), el hijo pequeño de Sally (Margo Martindale) y Don (Richard Jenkins), vuelve a casa el día en que Becca (Anna Kendrick, que adopta el nombre de su rol en Dando la nota), su novia embarazadísima recibe una llamada de su suegro diciéndole que su esposa ha sufrido un ataque cerebral y está en el hospital. Entonces, tendrá que salir de Nueva York e irse a su pueblo, donde se encontrará a Ron (Sharlto Copley), su hermano mayor, desquiciado por el divorcio de su mujer, a la que no ha olvidado y también por la pérdida de su empleo en la empresa familiar, que está en quiebra, se reencontrará con sus padres y con su novia de instituto (Mary Elisabeth Winstead) y su actual marido (Charlie Day), lo que le hará replantearse su vida, ya de por si insatisfactoria. Y hasta aquí podemos contaros.

Volvemos otra vez más a tener una familia disfuncional como en Pequeña Miss Sunhine, de Jonathan Dayton y Valerie Faris; Crazy Stupid Love, de John Requa y Glenn Ficarra; y Los descendientes, de Alexander Payne. Y esta familia se verá puesta a prueba por algunos dramas y alegrías de cada uno de sus miembros. El miedo a la paternidad, a asumir responsabilidades, a afrontar la vida, etc son algunos de sus temas principales. Así pues, vuelve a ser un canto a la familia, al amistad y al amor en circunstancias adversas. Un tema no muy original, pero que se deja ver con relativa facilidad por la ternura y simpatía que despiertan sus personajes. Krasinski se revela como un buen director de actores, aunque para mí están especialmente geniales Sharlto Copley y Margo Martindale, el resto del cast, está muy bien también, pero un poco por debajo de ambos. Así que, si queréis pasar un rato entretenido y familiar, este melodrama con toques de comedia indie estadounidense cumple con corrección y sin aspavientos.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario
*