LOS GOONIES EN EL ESPACIO

(No Ratings Yet)
Loading...

 

Lightbox Entertainment, Ikiru films y Enrique Gato vuelven a la carga. Después del éxito internacional de Tadeo Jones , la translación de los cortometrajes de la versión spoof de Indiana jones al largometraje, ahora llega el gran salto del cine de animación en España. No en vano, el boom del aventurero español con fedora traspasó las fronteras, siendo un gran éxito en países como China, que ahora es el box office de referencia mundial, en detrimiento del de USA. No es de extrañar en que Paramount Pictures llegara un acuerdo de distribución con Ikiru Animation para distribuir internacionalmente los nuevos proyectos animados de la compañía: las nuevas entregas de Tadeo y…este Atrapa la Bandera.

Y en vista del resultado final, este Capture to the flag lo tiene todo para ser un pelotazo. Atrapa la Bandera supera a su antecesora en todos los niveles, hasta el punto que recupera lo que el “pesado” de este crítico ha suplicado desde estas columnas desde hace tiempo. El regreso de la autenticidad del cine de los 80, no como una revisión caligráfica, sino de su esencia adaptada a los nuevos tiempos. Y esto, curiosamente, lo recupera una cinta española de animación infantil (si bien hay jugo para el público adulto, esto no es Pixar). Porque Atrapa la Bandera es algo más que un festival de guiños: Es una historia con humor, sentimiento y acción, despojada de intelectualización, de estulticia y también de “humor castizo” dejando paso a un concepto globalizado que le da un carácter universal a la propuesta.

En otras palabras: Aquí nadie torea. En su lugar, tenemos una cinta que bien podría ser una producción Amblin con unos personajes sacados de la iconología USA, que el film le da la vuelta pero sin recurrir otra vez a la carta del filtro spanish. Desde la presidenta de Estados Unidos pasando por el villano y sus secuaces, con unos recovecos dramáticos absolutamente impagables. En él, brilla un Dani Rovira ajustado al papel, sin acento y que se funde perfectamente con su dibujo. También para secundarios robaplanos como Marty y su mascota (un nerd que bien podria ser un cruce entre Gordi y Data de los goonies) o incluso la hermana del protagonista, cuya ingenuidad se gana la platea en un santiamén. No en vano, aquí estamos cerca de Los Goonies aunque su fidelidad no está tan subordinada por razones obvias a Tadeo Jones con la saga Indy.

No obstante, todos esos hallazgos no saturan. Aquí lo importante es narrar una historia para toda la familia y para los mas pequeños, en particular. Y se cumple a rajatabla. La famosa estructura de tres actos (que el cine comercial actual a veces parece haber olvidado) hace que todo ruede a la perfección: La evolución de los personajes, el inserto de las set-pieces de acción y los guiños postmodernos para el público mas crecidito. No falta una banda sonora que combina canciones más actuales con la música orquestrada por Diego Navarro, que actúa como otro personaje más como se hacia en el cine de antaño. En definitiva, Atrapa la bandera es un film de apariencia simple y sin pretensiones, pero que esconde un subtexto magistral. Es un hito en la historia de nuestro cine porque es muchas cosas a la vez: Es entretenimiento, es mensaje, es calidad y, sobre todo, es industria. Cada vez nuestro cine va a más porque a cada paso que damos, más nos damos cuenta que el buen cine es bueno aquí y en la China. Nunca mejor dicho. Y Atrapa la Bandera lo es. ¡No os la perdáis! PD: Hay secuencia post-créditos y es la guinda del pastel. Prohibido abandonar la sala sin verla.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *