LOS 50 SON LOS NUEVOS 30: REINVENTARSE DE NUEVO

(1 votes, average: 2,00 out of 5)
Loading...

Los 50 son los nuevos 30, dirigida y protagonizada por la actriz de comedia Valérie Lemercier, cuenta, como bien indica el título, los avatares de Marie-Francine, una mujer de mediana edad que se queda sin trabajo, es madre de dos chicas, y a la que su marido la abandona por una de 30. Con dificultades para afrontar un alquiler, Marie se vuelve a vivir a casa de sus padres, unos jubilados aburguesados que la tratarán como si fuese una adolescente todavía. Ella habrá de empezar de cero tanto laboral como sentimentalmente.

 

La película está narrada en clave de comedia de situación, a caballo entre lo grotesco, lo patético y la comedia romántica, al conocer a Miguel, un dicharachero chef de cocina que cuenta con una vida personal muy similar a la deprimida Marie-Francine, pero le oculta algunos detalles, lo cuál también dará pie al enredo. Miguel (Patrick Timsit) nos remite a los personajes cómicos que suele bordar Dany Boon e incluso al vitalista cocinero que interpretaba Sergio Castellito en Deliciosa Martha. La química romántica entre los dos, por suerte, funciona, y es de lo más simpático de la propuesta.
A pesar de que es un film que explica situaciones que pueden tener un anclaje en la realidad -separaciones, personas que se ven obligadas a rehacer su vida en distintos aspectos y afrontan su situación dependiendo de su carácter, etc- Los 50 son los nuevos 30 no es más que un entretenimiento tan ligero y superficial que se olvida con la misma facilidad con la que se ve. En algún momento, nos puede recordar a 50 primaveras, de Blandine Lenoir, por el hecho de tener a una protagonista de mediana edad que ha de “reinventarse” de nuevo, aunque no es tan acertada ni tan ácida como la comedia dramática protagonizada por Agnès Jaoui.
Comedia light y sin más pretensiones que pasar un rato agradable en el cine. Aunque eso sí, vista por completo la película no es tan divertida ni tronchante como prometía su tráiler, ya que incluso nos encontramos con personajes y situaciones un poco irritantes, que nos pueden sacar de quicio. Eso sí, celebremos que haya mujeres de mediana edad que traten sobre problemas concernientes a las féminas maduras y que den visibilidad a protagonistas más mayores en el cine.
SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *