LO QUE NUNCA LLEGÓ A EMPEZAR

(No Ratings Yet)
Loading...

Con sólo nueve años, Younes ve como su padre queda arruinado y hundido en la miseria y la frustación. Fruto de tal situación, decide confiar el niño a su hermano, un farmacéutico integrado en la comunidad occidental de Orán. Ahora, el nuevo nombre de Younes es Jonas, crece entre jóvenes colonos de los que se hace amigo inseparable. Hasta el día en que llega a la ciudad Émilie, un antiguo “amor” de infancia que le hará caer en errores similares a su progenitor.

Eso sería el resumen a la ligera de este culebrón, que bien podría ser la base argumental de una telenovela al estilo Topazio. Un film de argumento muy enrevesado y largo que no oculta la superficialidad de esta adaptación fílmica de la novela de Yasmina Khadra. La verdad es que no me ha convencido nada la propuesta dirigida Alexandre Arcady. Este ” lo que el día debe a la noche” me ha aburrido con su planteamiento de melodrama hiperbólico e inverosímil a más no poder.

Gran culpa la tiene un libreto que quiero contar demasiadas cosas en su por otro lado, abultado metraje. Uno de ellos, es el trasfondo político del film que no se hace evidente hasta el último tercio de la cinta. Éste trata sobre el nacionalismo árabe en la segunda guerra mundial y cómo afecta a la sociedad burgesa francesa con el sol tostando las casas e iluminando los colores de la fotografía del film. Y luego, está la historia de amistad e enemistad de un grupo de amigos que, el paso del tiempo va separando a través tanto de los conflictos sociales como personales. Amén del que sería el dilema principal de la propuesta: un triángulo amoroso atípico, donde un acto de locura acaba sentenciando un amor por culpa de un honor que este crítico considera de gran estulticia.

Todo ese cóctel de melodrama y épica se resuelve con una atmósfera mencionada anteriormente que me parece, de largo, lo más conseguido del film. Dichos aires estivales recuerda mucho a la textura que se respiraba en la novela Crucero de Verano de Truman Capote pero cambiando la Quinta Avenida por la Costa Azul del país del Rochefort. Sin embargo, una vez analizado este aspecto poco queda. Interpretaciones planas, libreto que quiere abarcar mucho y pasa de puntillas por todo. Diálogos esquemáticos, subrayados risibles en su desarrollo…etc.

Es una lástima que no haya podido apreciar esta historia con un mensaje final interesante pero que queda tan diluido por el libreto y su ejecución (mas allá de su aspecto formal) que la convierten en uno de los films de los que más he aburrido este año en una sala de cine. Como dice uno de los personajes del film esto es “lo que nunca llegó a empezar”.

JOAN BOTER ARJONA.-

Pie de foto: Una historia de amor, que dista mucho de ser redonda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *