LO MEJOR DE TERROR MOLINS 2018: LORDS OF CAOS, LA NORIA Y POSTMORTEM MARY

Se ha terminado la 37ª edición de TerrorMolins y, una vez que se han sabido los premios, me gustaría hablaros de  Lords of Chaos, la mejor película para el Jurado Oficial, y de los dos cortos ganadores, el del Meliès de Plata al mejor corto europeo, La Noria, y el ganador de dos premios, oficial y de la crítica Blogos de Oro, Postmortem Mary.

Empecemos con Lords of Chaos, de Jonas Akerlund, cinta que está basada en hechos reales. A principios de los 90´s Mayhem era una de las bandas cruciales y fundacionales del llamado black metal noruego. Aparte de música, su líder apodado Euronymous, llegó a tener una tienda de discos y sello discográfico propio. Tras la pérdida de su vocalista, Dead, de manera trágica y al conocer al líder de Barzum, apodado Varg, comenzará una extraña amistad que les llevará a no sólo compartir banda musical, sino a quemar iglesias y a verse sumidos en toda una serie de violentos acontecimientos (asesinatos, etc). Pero Varg tenía un afán de notoriedad muy grande y empezó a chocar con Euronymous por el liderazgo de la banda. Lo que en principio parecía una amistad se va complicando…hasta el desenlace final. La película que comienza como una radiografía del black metal noruego y con pinceladas de comedia, se va “oscureciendo” y abraza el drama, el thriller e incluso el slasher y el gore.

En mucho tiempo no había visto escenas de asesinatos filmadas con tanta sangre y tanto ensañamiento. Pero es que la película tampoco escatima en escenas ultravioletas, sexo, etc. Es decir, que es un film muy explícito, cosa que los fans del género agradecemos, pues la contención no es demasiado bien recibida y aún menos cuándo se ven las películas en festivales. Sorprenden en roles principales dos actores de los que no he visto gran cosa hasta la fecha como son Rory Culkin, como Euronymous (merecido ganador del premio al mejor actor), y Emory Cohen como Varg. Pienso que, aunque a uno no le guste el metal o no comulgue con el paganismo o satanismo del que hacían gala los líderes del llamado “Black Circle” la historia es interesante por sí misma, más allá de la anécdota.

La Noria, de Carlos Baena, director español que ha realizado importantes trabajos de animación en películas Pixar como Toy Story 3, Wall-E o Ratatouille, es un corto de animación de 12 minutos muy hermoso y preciosista que combina el terror con los sentimientos paterno-filiales en una historia que llega al corazón de los espectadores. Se trata de una historia de un niño de unos 7 u 8 años que, a través de una noria, comenzará a recordar momentos vividos en el pasado con su padre. Monstruos y criaturas de la oscuridad se hacen dueños de la escena en un cuento tan fantástico como lleno de melancolía y de buenos sentimientos. Uno de lo mejores y más logrados trabajos de animación, de verdadera orfebrería que he visto en los últimos tiempos y que ojalá tengamos la ocasión de ver el público general.

PostMortem Mary, del director australiano Joshua Long, es una corto de 15 minutos, que combina a la perfección una recreación gótica de época espectacular, dos niñas muy especiales (una fotógrafa y la otra, la “muerta” que será el motivo del retrato y del trabajo que le encomienda realizar su madre) con una historia a caballo entre el thriller, el drama y las historias de posesiones. La manera de ser narrada y el punto de vista de la fotógrafa, las sorpresas y giros de guión la hacen muy recomendable. Por ello, no es de extrañar que vaya cosechando premios por todos los festivales dónde se proyecta. Junto con La Noria, éste es mi favorito de los 24 cortos que pudimos ver en esta 37ª edición de Terror Molins.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *