BORRACHOS DE CINE: LITROS DE ALCOHOL EN LA PANTALLA

Litros de alcohol corren por tus venas…No, no nos vamos a poner a cantar, sino a recomendar un puñado de películas e incluso una serie en las que sus protagonistas se refugian en el alcohol con finalidades varias y lo hacemos la semana en que se estrena Otra Ronda, la película de Thomas Vintenberg que es firme candidata al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. en este «especial borrachos» tenemos luchadores de kung-fu, adolescentes con las hormonas alteradas, amigos en plena juerga, cantantes dipsómanos, salvadores del mundo. perdedores, vecinos con afición al drinking…De todo va a haber en estos ocho títulos que os ofrecemos en dos partes. Unas películas que van de la comedia, al drama, pasando por la acción y las artes marciales. ¡Sujetad el cubata, que allá vamos!
EL MONO BORRACHO EN EL OJO DEL TIGRE (POR DÁCIL MUÑOZ) 
 

El Mono Borracho en el Ojo del Tigre es la película que encumbró a un jovencísimo Jackie Chan como el rey de la comedia del cine de artes marciales y lo alejó de ser considerado un vulgar imitador más del héroe del kung fu y leyenda del cine, Bruce Lee.

Se puede decir que este grande del cine encontró su camino a raíz de este film y que no ha dudado en seguirlo hasta nuestros días, regalando un montón de carcajadas y de escenas míticas a sus seguidores. Famosas son las tomas falsas que se pueden encontrar en los créditos de casi todas sus películas, porque, por si alguien aún no lo sabe, es uno de los pocos que ruedan las escenas peligrosas sin tirar de dobles. La combinación de su habilidad con el kung fu, las acrobacias más impresionantes, la expresividad de sus expresiones y su gran manejo de la comedia es la clave de su éxito, y ya en esta producción tan temprana nos deja impresionados y con la risa desatada. También hay que resaltar que fue la película que creó el estilo del kung fu borracho. Una técnica descacharrante que suscitó muchas leyendas urbanas a su alrededor y del que se llegó a decir que realmente existía y que tenía una tradición milenaria, a pesar de que el propio Jackie chan había declarado que se lo había inventado a partir de las técnicas del kung fu tradicional.

El argumento gira alrededor de un joven estudiante de artes marciales bastante rebelde e indisciplinado al que su padre manda con su tío al más puro estilo El Príncipe de Bel Air. Y allá que se va Wong a aprender todo lo que su famoso y estricto tío, famoso maestro de artes marciales, le quiera enseñar, que no es otra cosa que el aclamado estilo de kung fu borracho.

Evidentemente, la historia es tan sólo una excusa para desarrollar delirantes escenas de luchas con coreografías poco realistas y efectos de sonido penosos. La película hay que verla teniendo en cuenta el contexto sin esperar mucha calidad técnica, de dirección o de guión.Pero el caso es que el resultado es una divertidísima comedia de artes marciales que entra dentro de las muchas películas de culto que salpican la historia del cine. Un imperdible para una sesión entre amigos y palomitas. Disponible en Filmin. 

SUPERSALIDOS  (POR SONIA BARROSO)

La última noche en el instituto. Fiesta. Desfase y diversión a raudales, y los inadaptados de clase buscando un plan que no falle y que les permita triunfar por una noche. al precio que sea. Con litros de alcohol mediante, si es necesario, para desinhibirse.

¿Quién no ha pensado alguna vez en emborracharse para atreverse a ligar con la chica de sus sueños? Eso es lo que se disponen a hacer tres amigos, a cuál más nerd y «rarito», interpretados por Michael Cera, Jonah Hill y Christoph Mintz-Plasse. Aunque para ello haya que falsificar el carnet con una identidad tan falsa como descacharrante para que acepten la compra de una gran cantidad de alcohol en el ultramarinos de turno y con la policía pisándoles los talones. ¿Llegarán a la fiesta? ¿Cómo les afectará la ingesta de alcohol para entrarles a las chicas más guapas del instituto? Por cierto, una de esas bellezas es una jovencísima Emma Stone, quién ya apuntaba maderas de buena actriz.

En esta comedia teen y gamberra, made in la factoría de Judd Appatow, firmada por Greg Mottola, el alcohol es el pretexto para hablar de las relaciones entre chicos y chicas, de los primeros amores y de la amistad, del respeto y de la tolerancia. Mucho más allá de ese título se esconde una comedia con unas líneas de diálogo imposibles y algunas escenas rocambolescas a más no poder, aunque acabe siendo más deudora del cine de John Hughes de lo que aparentemente reluce.

Y sí que es cierto que hay muchas comedias de instituto actuales, como las de American Pie o Rumores y mentiras, por citar algunas, aunque, si hay una en que aparte del típico desfase y la revolución hormonal adolescente contiene, además, un mensaje de fondo sobre el necesario respeto entre chicos y chicas ésta es, sin duda, este Supersalidos, con una parte final que merece mucho la pena. Disponible en Amazon Prime. 

RESACÓN EN LAS VEGAS (POR MARTÍ ESTEBAN)

Técnicamente, el resacón más famoso de la historia reciente del cine no fue causa del alcohol. Los cuatro descerebrados que protagonizan Resacón en Las Vegas, la comedia de Todd Phillips viven la noche más loca de sus vidas (al menos, hasta ese momento) por culpa del Rohypnol, un potente psicotrópico. Aún así, lo ingieren con unos chupitos de Jäggermeister y el resto de la velada van picando alcohol aquí y allá, así que podemos incluirlo sin problema en el selecto grupo que forma este artículo. Un tigre, un bebé, un mafioso asiático de muy mal genio… 12 horas de blackout dan para mucho en la ciudad del pecado. Phillips sirve un cóctel perfecto – agitado, pero no revuelto – entre un novio desaparecido, un guaperas, un lunático y un histérico. Un auténtico cóctel molotov que se expande por casinos, prostíbulos y capillas de boda.

No es que haya demasiado desarrollo de personajes en Resacón en Las Vegas. Tampoco es que nadie lo pida. El ligero drama del amigo desaparecido y el cúmulo de desgracias, golpes y sorpresas van acompañadas siempre de un humor irreverente que hace que los 100 minutos pasen en un suspiro. Lo cierto es que, antes que lleguen las consecuencias, la loca noche en el paraíso desértico hasta podría parecer atractiva para más de uno. Los cuatro amigos se desinhiben como nunca, dejan a un lado sus problemas y angustias y, simplemente, se divierten. Se divierten a rabiar. Y hacen que nos divirtamos nosotros, aunque sea más por sus desgracias que por sus alegrías.

Resacón en Las Vegas fue una auténtica bocanada de aire fresco para el cine cómico cuando se estrenó. Quizá no ha envejecido especialmente bien, como tantas otras películas de las primera década de los 00’, pero nadie podrá quitarle el honor de haberse convertido en una de las comedias más míticas de los últimos años. Una de esas que ha visto todo el mundo. Una de esas que siempre te sacan una carcajada. Disponible en Netflix. 

LOS SIMPSON: BARNEY GUMBLE (POR JOSÉ ISAAC PELLICER)

Aunque me salga ligeramente del cine (todo y que hay una película) si elijo un personaje fuera de lo dramático del tema del consumo y adicción al alcohol que es entrañable para mi sin lugar a dudas me viene a la cabeza el borracho más entrañable de Springfield, el “Rey de los Quitanieves” y aquel por el que muchos han tenido que mendigar un trabajo nocturno en el bar de Moe para vigilar que no asalte el camión de suministros de cerveza. Hablo sin lugar a dudas de Barney, nuestro querido Barney de Los Simpsons. 

Barney es un personaje secundario en Los Simpsons que enseguida se ganó el cariño del público. Un personaje del cual conocimos que era un aluno excelente en la Universidad, donde compartió estudios con Homer y que él mismo le empujó a que probara el alcohol con el resultado que todos conocemos. Pero también ha sido un personaje que además de las burradas habituales supo ganarse nuestro corazón en momentos como ese cortometraje en blanco y negro que presentó en un certamen de cine de Springfield o el momento en que decidió dejar el alcohol para poder demostrar que no quería ser más la burla y mofa del pueblo (y de paso ser piloto de helicópteros). Eso sí, cambió la adicción por el alcohol por la de la cafeína y los “latte”. 

Muchos momentos nos dio memorables, si tuviera que elegir uno elegiría (aunque breve) el momento en que en plena despedida de la niñera Shary Bobbins cuando sale volando con su paraguas y todos despidiéndose de ella en un momento emotivo suelta un “¡Hasta siempre Superman!”. Mítico. Disponible en Disney Plus. 

Edición: Sonia Barroso.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *