LEO DICAPRIO, ¿A LA QUINTA VA LA VENCIDA?

Personalmente, no conozco a Leonardo Dicaprio así que no puedo opinar sobre él en
ese aspecto. Sin embargo, no puedo dejar de admirar su profesionalidad, sobre todo desde que se subió al Titanic de James Cameron y aún más, a partir de su bautizo con Scorsese en Gangs of new York.

Bajo mi opinión, su trayectoria habla por sÍ sola. Tanto la calidad de su filmografÍa como su entrega a un personaje son labores encomiables. En la actualidad, díficilmente se me ocurren nombres de actores con tanta entrega como el intérprete de los Ángeles. En su primera nominación al Oscar en ¿A quién ama Gilbert Grape? hizo creer a muchos que él realmente era un disminuido psíquico como el rol que interpretaba. Increíble pero cierto.

Pero nos vamos a empezar a remontar mucho mas atrás hasta sus inicios. El joven nacido en 1974 en la ciudad de L.A. comenzó su carrera apareciendo en comerciales de televisión antes de actuar en roles recurrentes en series de televisión, como en Santa Bárbara y Los problemas crecen a principios de los años 1990. Pero fue en el film de Michael Caton-Jones, Vida de Este chico (donde compartia protagonismo con el gran Robert de Niro)donde empezó a llamar la atención de la crítica. ¿Quién era ese joven de cara añiñada con tanto talento?

Al mismo tiempo, durante la etapa de los 90, Leonardo Wilhelm DiCaprio se convirtió en un ídolo juvenil que no renunciaba a hacer films polémicos o controvertidos, como la versión de Baz Luhrmann sobre Romeo y Julieta o Diario de un Rebelde, un film sobre el mundo de las drogas que levantó ampollas. Y entonces, llega Titanic, el film se convierte en el film mas taquillero de la historia y el film gana 11 Oscars.

Muchos pensaron que este film seria el inicio de un encasillamiento como “nuevo chico mono” de Hollywood. Pero Leonardo DiCaprio entonces hizo justo lo contrario. El interpréte empezó a despegar artísticamente de forma meteórica; convirtiéndose en sinónimo de calidad y actor fetiche de Scorsese. Amén de la mencionada Gangs of New York, el director de Malas Calles repitió con él en películas como El aviador, Shutter Island, Infiltrados y en El Lobo de Wall Street, en el que quizá sea su papel más recordado.

Y es que la Academia sabe que el Oscar se lo debe por ésta. Y por Diamante de Sangre. Y por las no nominaciones de Django Desencadenado o Atrápame si Puedes. La lista es interminable y, si bien es cierto que Matthew McConaughey estaba fenomenal el año pasado y este año también lo está Michael Fassbender, la Academia se lo debe.

No sólo eso. Si lo que hace DiCaprio en El renacido no es entrega, que venga el espíritu del bosque y lo vea. El actor aquí construye una interpretación muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados. No es un rol elaborado desde el punto de vista dramático. Es mas físico, es primario. DiCaprio se pierde en el rol y nos presenta su propia carne envuelta en una experiencia astral; de la mano del Iñarritu y el director de fotografía, alias El chivo. Poco que decir ante el último hito que nos ha dado el protagonista de Origen, tanto para el cine y el arte. Otro granito más que se suma a una filmografía excelsa de que la que sólo podemos decir gracias. Y es que, personalmente, creo que si no te dan el Oscar, Leo, da igual. Porque en el fondo, todos sabemos que te lo mereces.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *