Menú
LA LEGONINJAGO: MI PAPÁ ES UN SUPERVILLANO
septiembre 22, 2017 Articulos

Las luces de la sala se apagan. En la pantalla, el logo de Warner nos lleva a ese cine de mazmorra donde los manporros, el chi y el aroma oriental se combinaban a las mil maravillas. Sin embargo, La LegoNinjaGo no es una de esas películas. Se trata mas bien de un homenaje autoparódico en 3D con los juguetes de Lego como instrumento de creación anárquica; el cual sigue la estela de no solo de las películas estrenadasen el cine sobre el universo juguetero, sino de su propia serie de animación televisiva: Lego Ninjago Maestros del Spinjitzu.

En esta ocasión, el argumento nos lleva a Ninjago, una metropólis de aspecto futurista que es atacada cada dos por tres por un supervillano con aspecto samurai y sus robots destructores. Sin embargo, los planes de este shogun se dan de bruces con seis jóvenes ninjas, guiados por Lloyd, alias Ninja Verde. Estos se encargarán de defender la ciudad de Ninjago, incluido el propio Lloyd, consciente de que ese gran malvado con el que lucha es su padre. Habemus drama a la vista.

Pero tranquilos, el film nunca se topa en serio a sí mismo. Ni en los momentos con mas moralina, siempre es consciente de lo que es y da justo lo que promete: Un producto perfectamente engrasado dirigido principalmente para los más pequeños, pero con toques de sarcasmo e ironía para captar al espectador mas adulto (y nerd). Al fin y al cabo, los responsables le tienen cogida la medida al invento. Si Legolapelícula era un locura que saltaba de mundos a cada cual mas dispar y expandia su universo en el infinito y Batman Legolapelícula explotaba el universo de DC y los chistes sobre el hombre murciélago, esta se presenta, al menos para un servidor, como la mas equilibrada de la franquicia.

Creo que este Ninjago no se basa tanto en referencias culturales tan directas como el anterior (aunque es buena base de su humor las referencias a las películas del subgénero) y no cae en la acumulación y cierto hastío que creo que adolecía la recta final de la primera Lego. Lo que si ya no tiene en mi opinión es capacidad de sorpresa. Solo la justa y la necesaria para engancharte durante unos 100 minutos en una historia con ninjas, robots, gran espectáculo visual, mucho humor y una gran capacidad de reírse de sus propios tópicos. Y reírse sobre todo de uno mismo es muy sano. Así que, si queréis llevar vuestros hijos o sobrinos a que pasen un buen rato, no lo dudéis. Es más, es probable que vosotros también la disfrutéis.

JOAN BOTER.-

"1" Comment
  1. Mis hijos la van a disfrutar a tope! Gracias por la crítica

Deja un comentario
*