LAS PERLAS QUE NOS TRAJO SAN SEBASTIÁN

A diferencia de la mayoría de las películas que se proyectan en Nuevos Directores las “perlas” que reúne el festival de San Sebastián consiguen llegar al espectador. O como mínimo logran suscitar interés en el público. Pero no todas consiguen permanecer en la memoria del espectador, puesto que, algunas son olvidadas y desechadas rápidamente. Suelen ser entretenidas, pero no pueden considerarse grandes obras. Sin embargo, cada año hay por lo menos un par o tres que consiguen destacar entre los demás y de este modo consiguen hacerse un hueco en el corazón del cinéfilo. Son amores a primera vista que duran con el tiempo. Las perlas del festival se convierten en las películas de nuestras vidas. Este año los espectadores del festival han podido disfrutar de joyas como Frantz, Después de la tormenta, Arrival o I, Daniel Blake, por citar los favoritos del público. No obstante, en esta edición el premio del público ha sido para I, Daniel Blake del veterano realizador Ken Loach. La ganadora de la Palma de Oro en Cannes consiguió una puntuación difícil de superar con 9,06 puntos, aunque las de Ozon y Kore-eda fuesen recibidas con mucho entusiasmo. Lo que es innegable es que el cine de denuncia de Loach tiene fervientes seguidores.

blake

I, Daniel Blake es una sencilla y emotiva película que denuncia abiertamente la ineficacia de la administración pública británica a la hora de resolver los acuciantes problemas a los que se enfrentan los ciudadanos en estos tiempos tan difíciles. Daniel Blake es un carpintero que acaba de sufrir un ataque al corazón y su médico le ha aconsejado que no vuelva a trabajar por lo menos durante una temporada. Como vive solo no cuenta con nadie que le ayude económicamente, por tanto, va a una oficina de empleo para cobrar una pensión de invalidez. Según las reglas y los criterios de las políticas sociales él no puede percibir esa prestación porque no entra en la categoría de “invalido”. Por tanto, acude de nuevo a la oficina del gobierno con la intención de pedir la prestación del desempleo, pero para ello necesita cumplir con unos determinados requisitos. Para que nos entendamos: su médico y los demás especialistas le desaconsejan que vuelva a trabajar por ahora porque podría sufrir otro infarto, pero para poder recibir la prestación del paro tiene que buscar empleo, asistir a clases para aprender a redactar un buen currículum… La situación no puede ser más absurda. Tiene que buscar un empleo cuando no está en condiciones de aceptar ninguno. El planteamiento es sencillo, pero logra atrapar al espectador de principio a fin.

Por otro lado, otro interesante tema que plantea la película es la de la brecha digital. Daniel Blake no ha usado un ordenador en su vida, pero ahora se encuentra en la situación de que la mayoría de los trámites administrativos se realizan “online”. Aparte del relato del periplo de Blake muestra la vida de una madre soltera con dos niños pequeños. Katie ha viajado desde Londres a Newcastle porque le han asignado una vivienda después de 2 años viviendo en un hostal, pero como ha llegado tarde a la cita con la administración es sancionada sin contemplaciones. Blake reprocha a los funcionarios de la oficina que traten así a las personas que necesitan ayuda, y de este modo empezarán a colaborar los dos protagonistas principales de la historia. Se trata de un relato sobrecogedor que retrata lo absurdo de las políticas sociales de gobiernos que se autoproclaman democráticos.

frantz_3

Frantz de François Ozon es sencillamente conmovedora. Después de ganar la Concha de Oro con En la casa en 2012 y después de presentar en San Sebastián las interesantes Joven y bonita y Una nueva amiga el cineasta francés vuelve a demostrar su sensibilidad para tratar las relaciones humanas. Se trata de una deliciosa historia sobre las consecuencias de la primera guerra mundial. Es un tipo de cine que se enmarca dentro de la tradición clásica, aunque denuncie lo trágico de una guerra lo hace de una manera tan afable que logra la complicidad del espectador desde el primer momento. El relato del joven francés que deja unas flores en la tumba de un soldado alemán engancha al público. Ozon nos invita a soñar con el amor y nos brinda esperanza e ilusión en un tiempo convulso y enrarecido que precede a la segunda guerra mundial. Además el autor defiende los valores de la paz y la fraternidad entre los pueblos y las personas.

Después de obtener el premio del público en las dos últimas ocasiones gracias a las magistrales De tal padre, tal hijo y Nuestra hermana pequeña el japonés Hirokazu Kore-eda vuelve con una deliciosa historia sobre la familia. Después de la tormenta se asemeja más a la esencia de Still Walking que las mencionadas arriba, puesto que, es un retrato familiar más sencillo y sobrio, aunque siga siendo fiel a su estilo con su calidez, ternura y sensibilidad. No es tan fascinante o espectacular como pueden ser sus dos últimas películas, pero es una obra que llega a emocionar simplemente mostrando la cotidianeidad de los protagonistas. A través de escenas tan cotidianas como una reunión familiar es capaz de regalarnos reflexiones de un calado tan profundo como el mejor de los filósofos. La sabiduría que nos comparte Kore-eda con cada trabajo proviene de las experiencias humanas, no de los libros. Kore-eda desentraña con suma delicadeza los pormenores de la vida cotidiana. Su cine de corte clásico nos enseña lo afortunados que somos los humanos por poder compartir la vida con nuestros seres queridos. A pesar de todos los problemas y miedos que nos amenazan en todo momento, la vida es simplemente maravillosa y por tanto, merece la pena ser vivida. En estos tiempos tan difíciles su cine es como un refugio que nos proporciona calor e ilusión para seguir adelante, ya que, a través de sus historias reivindica el milagro de la vida.

arrival

Para terminar el repaso a las perlas de este año analizaremos la nueva película del canadiense Denis Villeneuve: Arrival. En esta ocasión el director de cintas como Enemy o Prisioneros se atreve con una cinta de ciencia ficción. Por esa razón está claro que generará una división de opiniones entre el público por el planteamiento mismo de la historia. Los amantes del género de la ciencia ficción estarán más dispuestos a aceptar la premisa que nos propone el autor con entusiasmo, pero los que no lo son pueden tachar al argumento como inverosímil y absurdo. Hay películas que no logran consenso, y Arrival es una de ellas (junto con Toni Erdmann de Maren Ade). Algunos espectadores disfrutarán de lo lindo de la historia ya que le darán crédito a la premisa planteada, a otros en cambio les parecerá una tomadura de pelo. Lo que sí es innegable es su capacidad de conmover al público. La atmósfera de la película creada por bellas y magnéticas imágenes nos envuelve y nos conmueve de tal forma que supone una experiencia estética inolvidable comparable a otras experiencias que nos brindan The Tree of Life de Terrence Malick, Gravity de Alfonso Cuarón o Drive de Nicolas Winding Refn. A mí personalmente no me ha gustado la premisa, ya que, no soy amante del género de la ciencia ficción, pero me he quedado prendado por la belleza y la delicadeza de algunas de sus escenas.

La historia se centra en la experta lingüista Louise Banks (interpretada por Amy Adams) que será la encargada de comunicarse con los extraterrestres que han llegado al planeta. La premisa es la siguiente: los extraterrestres abren las puertas de su nave espacial cada cierto tiempo y los humanos tratan de comunicarse con ellos para saber lo que desean realmente. La protagonista con la ayuda de los científicos y demás expertos tratará descifrar los símbolos de los extraterrestres para saber qué es lo que quieren. Antes de atacarlos el gobierno de Estados Unidos (al contrario que los de China, Rusia y Sudán) quiere asegurarse de cuáles son las verdaderas intenciones de los visitantes para tratar de evitar guerras innecesarias. Al parecer, el gobierno de Washington quiere evitar derramar la sangre de inocentes y por consiguiente, el departamento de Defensa contratará a los expertos para que intenten comunicarse con ellos. Pero como es de suponer no todos los altos mandos del gobierno estarán de acuerdo con el plan establecido, así que, la labor de Louise Banks y su equipo será fundamental.

BEÑAT EIZAGUIRRE INDO.-

3 thoughts on “LAS PERLAS QUE NOS TRAJO SAN SEBASTIÁN

    • Gracias Miguel. Hacemos lo que podemos. Pero el cine tiene que reflejar la vida humana y todos somos unos expertos (o inexpertos) en esto de la vida, según cómo se mire.

      Un abrazote, carnal.

  1. Vale, oso ondo carnal. Por favor sigue escribiendo en español. Y, bueno, ¿por qué no abres un Facebook o un blog donde hables de cine y demás cosas?

Responder a Beñat Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *