LAS INVISIBLES: RECUPERAR LA DIGNIDAD

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Las invisibles, de Louis-Julien Petit, trata de la realidad social de varios grupos de mujeres. Aquellas que no están integradas en la sociedad, pues han sido excluidas del mercado laboral por distintas circunstancias (falta de formación, inmigración, encarcelamiento, etc) y de sus “protectoras”, es decir, aquellas trabajadoras sociales de un centro de día que intentarán por todos los medios que no les cierren las instalaciones y, en menos de 3 meses, tendrán que usar todos los recursos que estén a su alcance tanto para motivarlas como para tratar de que firmen contratos de trabajo que les permita salir de su precaria situación.

La película nos presenta las circunstancias personales de varios personajes femeninos, tanto en el “bando” de las empleadas como en el de las que buscan empleo y, además, trata de dignificar y humanizar a cada una de ellas, sin juzgarlas.

Quizás lo más hermoso y llamativo de la propuesta es la sororidad existente entre ellas y la paulatina recuperación de la autoestima perdida ante un reto tan importante y crucial que se cierne en cada una de ellas. Desde la cincuentona reclusa sin pelos en la lengua que sabe arreglar cualquier máquina, a la trabajadora social sin prácticamente vida social, a la voluntaria con problemas familiares o a la joven “rastafari” que no desea ser ayudada y quiere seguir viviendo libre y sin ataduras…El director nos ofrece todo un abanico de mujeres de distinta raza y condición social y personal, profundamente humano y creíble. No obstante, hay momentos en que la narración pierde un poco de fuelle, quizás por la previsibilidad de lo que puede suceder. Las actrices están estupendas en sus roles, sin excepción, por la naturalidad y la sensibilidad que imprimen en sus actuaciones, y se convierten en el motor y en el principal interés de la propuesta, que cabalga entre el drama y la comedia de tintes sociales.

Aunque lo más necesario de todo es su mensaje: La recuperación de la autoconfianza y de la dignidad perdidas por parte de unas mujeres que deben comenzar a quererse a sí mismas para volver a tomar las riendas de su vida y conseguir ser “visibles” de nuevo para la sociedad.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *