Menú
LARGA VIDA Y PROSPERIDAD: ROAD TRIP TREKKIE
febrero 27, 2019 Articulos

Larga vida y prosperidad, de Ben Lewin, pasa de ser un drama sobre las rutinas diarias de una chica de 21 años con autismo que vive en un centro de asistencia para personas con problemas a convertirse en una road trip en cuánto su protagonista decide apostar por ella misma. Aburrida de ser camarera y con la necesidad de volver pronto a vivir con su hermana y de conocer a su pequeña sobrina, Wendy (interpretada de manera muy convicente y creíble por Dakota Fanning) decide emprender un viaje hasta Los Ángeles para entregar en plazo un guión sobre Star Trek para un concurso literario organizado por Paramount Pictures. Ya podréis imaginar que, a partir de ahí, la protagonista se verá envuelta en todo tipo de complicaciones en su camino, y tendrá que hacer gala de todos los recursos a su alcance, así como demostrar su tenacidad y perseverancia para lograr su propósito.

Se trata pues de una película sobre la superación de los obstáculos personales y sobre la capacidad de llegar a dónde uno se proponga para cumplir su pasión y su sueño. Asimismo, que la protagonista sea autista le da un plus para la visibilidad de esta enfermedad, a través de una chica que poco a poco va haciendo enormes progresos para poder valerse por sí misma. Incluso los que trekkies tendrán como aliciente alguna secuencia jocosa e hilarante al respecto.

Aún así, la fórmula del film, es decir, el drama de superación con toques de comedia y roadtrip, ya se ha visto en anteriores ocasiones -un buen ejemplo de ello sería Pequeña Miss Sunshine, película que resulta mucho más redonda que la que no ocupa-. Por tanto, Larga vida y prosperidad no reviste demasiada originalidad, aunque está claro que el espectador se puede sentir envuelto e identificado con la tenaz protagonista y seguir con agrado su periplo. No obstante, me da la impresión que se ha dejado pasar una excelente oportunidad para profundizar más en un personaje con autismo en post de la anécdota y de la aventura personal.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario
*