LA TORRE OSCURA: FANTASÍA, AVENTURA Y SERIE B

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

La Torre Oscura es la adaptación libre de una serie de siete libros de Stephen King y decimos libre pues, según su director Nicolaj Arcel (Un asunto real) “la historia del film comienza donde las novelas terminaban y es una continuación, más que una adaptación”. También cabe decir que antes de concebir el film, La Torre Oscura se había llevado a las viñetas, con Robin Furth y Peter David en el guión, ilustradas por Richard Isanove y Jae Lee. Por lo que a la cinta se refiere, estamos ante una película de fantasía juvenil en la que el protagonista es Jake (Tom Taylor), un adolescente que tiene visiones y sueños con un mundo paralelo en el que habita Roland (Idris Elba), el último pistolero que quiere defender la Torre Oscura de Walter (Matthew McConaughey), alias El hombre de negro. Éste es un inquietante hechicero, muy poderoso, quien quiere destruir la torre haciendo servir la fuerza mental de una serie de niños con poderes especiales reclutados por los “hombrespieles” par así aniquilar todos los mundos, que llegue el Apocalipsis y que todo se vuelva oscuro, peligroso y lleno de monstruos. Un buen día, Jake descubre la puerta para el “otro mundo” y comienza sus aventuras junto al pistolero, a la par que descubre que su poder psíquico, su resplandor.

La trama no ha podido ser tan compleja como la de los libros, pues en 1 hora y media, apenas vemos “el rostro del padre” -ya entenderéis la metáfora al ver el film- y se centra en explicarnos las aventuras de Jake y Roland, quienes unen sus fuerzas para tratar de vencer a un enemigo común. Vuelve a ser la eterna y épica batalla del Bien contra el Mal, de la Luz frente a la Oscuridad que vemos en un montón de literatura fantástica. En este sentido, no es extraño que la película nos haya recordado a El señor de los anillos, Harry Potter, Matrix, aunque el trasfondo de la cinta se asemeje más a un mix de acción, ciencia-fícción -viajes a otros mundos- y aventuras con espíritu de serie B ochentera, con algunas influencias de la literatura medieval, -Rey Arturo y Excalibur-, y con enfrentamientos típicos del spaghetti-western.

Un tanto a favor de la película es que resulta bastante entretenida y que sus 95 minutos pasan sin grandes dificultades. Además, los tres personajes principales, Jake, Roland y Walter, aunque se definen a grandes rasgos, resultan creíbles. Por contra, nos ha faltado más profundidad en algunos temas que se apuntan, como la relación paterno-filial que se establece entre el joven y el pistolero, la fuerza del poder mental u otras ideas que se apuntan sobre ambos mundos y que no acaban de estar desarrolladas. Incluso creemos que la película se toma en muchos momentos demasiado en serio a sí misma, que algunos toques de humor -casi inexistentes- hubieran ayudado a empatizar aún más con los personajes. Es decir, que nos hemos quedado con ganas de saber más, de conocer más, de que se explicara la trama aún más y mejor, incluso de que fuera más siniestra y más oscura. Para saciar esa sed nos queda recurrir, principalmente, a los libros y al cómic, por el momento. En mi caso, me han quedado ganas de comenzar a leer. Aunque, si la película tiene éxito, no dudamos de que habrá aventuras de La Torre Oscura en nuevas entregas.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *