LA NAVIDAD EN SUS MANOS

(No Ratings Yet)
Loading...

Desde hace unos años, la gran pantalla nos ofrece una ambiciosa alternativa española a la amplia oferta fílmica que nos viene, sobre todo, de EEUU y por medio de las plataformas de streaming. La Navidad en sus manos, llega a las carteleras este viernes, 1 de diciembre, para deleite de todos, puesto que está concebida para grandes y pequeños. Los más pequeños la disfrutarán con ilusión y los mayores le encontrarán su gracia con tanto chiste a la española, sus efectos más bien tirando a cutres y la explotación de la ternura y los milagros de navidad como estas fiestas se merecen.

En esta ocasión, la trama se aleja mucho de las tradiciones de estas tierras para dar protagonismo a un personaje invasor, pero que; con el carisma que le sale por las orejas y la blanca barba, su contagiosa risa y que trae los regalos al principio de las vacaciones, no como otros que te dan el regalo cuando ya hay que volver a las tareas de la rutina diaria; se ha ganado a fuego el amor incondicional de muchos niños españoles, y otros tantos adultos.

Además, Santiago Segura se mete en la piel de un Papa Noel que pareciera que es de Carabanchel de toda la vida y no del Polo Norte, como manda la tradición. Aunque su elfo jefe, Emilio Gavira, tampoco se queda atrás en sus maneras chulescas. Estos dos llevan con mucha gracia sus papeles, aunque eso no los hace más creíbles ante la tradición. Ni a ellos ni al equipo de joviales elfos de los que no dudas ni un momento que son más altos que tú y que yo, por mucho efecto y truco que hagan para que parezca los contrario.

El protagonista y su comparsa también cubren papeles estereotipados y típicos hasta decir basta, pero lo hacen con mucho desparpajo y, para qué engañarnos, lo que venimos a buscar en este tipo de películas es pasar un buen rato lleno de risas e ilusiones no argumentos sólidos y premisas que nos hagan meditar sobre el sentido de la vida. No son interpretaciones de Oscar, pero consiguen su objetivo, que es entretener al público y ganarse su corazoncito.

En definitiva es una magnífica opción para asistir en familia o con amigos a echarnos unas risas y elevar nuestro espíritu navideño a su máximo nivel. Incluso una maravillosa opción de ocio a incluir en esos calendarios de adviento de actividades que tan de moda se están poniendo.

DACIL MUÑOZ.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *