Menú
LA LIBRERÍA: SOÑAR Y AMAR LOS LIBROS
noviembre 10, 2017 Articulos

Isabel Coixet vuelve con La librería, la historia de Florence Green (Emily Mortimer), una joven viuda bibliófila que decide abrir una librería en un pueblecito de la costa de Inglaterra a finales de los 50. Pero no cuenta que su sueño topará con Mrs.Violet Gamart (Patricia Clarkson), una de las damas más influyentes del lugar que no soporta que uno de los edificios históricos de la localidad, Old House se convierta en otra cosa que no sea un Centro para las Artes. Así mismo, conocerá la complicidad con Mr.Brundish (Bill Nighy), un caballero de fina ironía y modales, amante de las letras, que se convertirá en un inesperado aliado le cueste lo que le cueste.

Basada en una novela de Penélope Fitzgerald, Coixet traza con precisión el retrato de una mujer con coraje y determinación para ver cumplido su sueño (que también es el de su difunto esposo), amable y de gran corazón, cualidades que le van a llevar a luchar y a sufrir por llevar adelante la librería, su remanso de paz, en el que nunca se está solo rodeado de libros. Por otra parte, la película también relata los obstáculos que va a ir encontrando en el camino, así como las personas que se le van a poner de su parte. Así pues, es un estudio acerca de lo que creemos en la vida y de en quién podemos confiar y en quién no para apoyarnos en la búsqueda de nuestra felicidad. Cuándo la veáis os daréis cuenta que es imposible no amar a Florence o al Sr.Brundish y querer abrazarles muy fuerte, deseándoles lo mejor del mundo.

A través de un ritmo narrativo pausado, una fotografía y una banda sonora exquisitas y elegantes -con temas de jazz de gran belleza, como Feeling Lonely– Coixet va cocinando a fuego lento una historia sobre el poder de los sueños y el precio que, a veces, hay que pagar por verlos cumplirse. Además de tratar temas como la soledad, la ambición, el amor por los libros, la imposibilidad de volver a amar…

En definitiva que, aunque La librería, no es una película redonda ni perfecta, tiene muchos alicientes para disfrutarla, sobre todo, por aquellos espectadores que aún creen en los sueños y en las pequeñas grandes historias de David contra Goliat, hechas desde el corazón.
SONIA BARROSO.-

"1" Comment
  1. Me encantaría verla desde el sofá de mi casa
    Las peliculas intimistas las tengo que rumiar en soledad

Deja un comentario
*