LA CABAÑA MALDITA

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

La Cabaña en el bosque (Cabin in the woods) se estrenará (por fin) este viernes 8 de Noviembre en (algunas) salas de cine españolas. Digo “por fin” y “algunas”, porque la historia de la distribución de esta cinta, es casi tan terrorífica como su argumento.

Sin ser una película que pueda albergar dudas sobre su categoría -no es violencia hardcore y, por lo tanto, puede verse en una sala de cine convencional-, este film sufrió una sección en la yugular en pleno proceso de distribución. La que por entonces era la distribuidora en España, decidió que el film no se estrenaría en las salas, alegando razones de piratería. Claro, ¿qué razones hay contra eso, verdad? Dijeron que ya no tenía ningún sentido estrenarla, porque todo el mundo ya la había visto por internet. Y así quedo el tema, una de las grandes películas que causaron sensación en Sitges 2012 se vio relegada a una posible distribución en DVD, que además nunca llegó.

Pero, sin embargo, a finales de este verano salta la noticia de que una nueva distribuidora, Good Films, se ha hecho con los derechos y que el film se podrá ver en V.O.S.E. en algunas salas. Evidentemente, es mejor que no poder verla. Y, desde luego, es bastante digna de verse en cine. 

Es bastante injusto ver como películas que se esfuerzan en romper moldes, e incluso diría que innovar (o por lo menos dejar huella en nuestro recuerdo), quedan relegadas a un segundo plano. Mirad, esta cinta no es que sea uno de los pilares del terror junto a The Shinning, The Exorcist o The Thing (cuanto “The”, no? algún día analizaré eso), pero si es cierto que está por encima de cosas como la malograda saga de Paranormal Activity (y todas las películas sucedáneas de espíritus, exorcismos, etc), o intentos de pseudo-terror como Mamá.

Cabin in the Woods resulta ser (para mi), bastante más que eso. Acaba siendo una buena puesta en escena, una buena idea y un happy-surprise-ending (para los amantes del género, claro está).

Contando con las actuaciones de estrellas como Chris Hemsworth (Thor, Rush..) o Jesse Williams (Grey’s Anathomy), esta película plantea qué les pasa a un grupo de jóvenes que deciden pasar un fin de semana en una cabaña remota perdida en el bosque. ¡Uh, que original, uh, qué miedo! ¿Y si os digo que en cuanto salen de casa camino a la cabaña, hay un tipo en el tejado, con un transmisor, que dice algo parecido a “los pájaros salen del nido”? ¿Y si os explico que, en la ruta hacia la cabaña, podemos ver cómo pasan un túnel, y un pájaro que vuela cerca, parece fulminarse contra una red invisible de energía? En fin, pequeñas pistas de que no estamos ante un argumento tan convencional…

Veréis, a mí (y creo que a muchos amantes del séptimo arte) el que una película me sorprenda, suele depender,de varios factores. En primer lugar, estaría el argumento (¿qué original, verdad?), y por debajo, podría poner la interpretación de algún protagonista, el desenlace, la tensión narrativa…Vaya. De esta lista, creo que Cabin in the Woods los cumple casi todos. Bueno, quizás podría dejar al margen la interpretación, pero vaya, que el terror no es un género que se preste demasiado a esa vertiente…y ahora que no me agreda ningún actor/actriz, diciéndome que es difícil gritar y poner cara de angustia delante de un fondo verde y 200 personas en el plató.

El resto (argumento, tensión narrativa, desenlace…)  quedan plenamente satisfechos en esta cinta. E incluso me atrevería a decir que el director, Drew Goddard (guionista habitual de JJ Abrams) pretende dar un toque más, poniendo algún cameo bastante curioso (no desvelo, pero es una actriz famosa por su carrera en los 80…).

En definitiva, lo que la película me transmitió fue una buena idea, con un buen final, y con una mezcla de tendencias, que abarcan desde Guillermo del Toro (tonos apocalípticos a lo HellBoy); Abrams (científicos de corte antiguo en un mundo moderno) o incluso Sam Raimi (narrativa fílmica con la cámara, a lo Evil Dead, en su versión original.

Y, por si a alguien aún le quedan dudas, usaré un argumento más banal: el final probablemente os molará. Bienvenidos sean los finales con ida de olla justificada.

JOSEP DÍAZ RIBAS.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *