JULIANNE, ESA PELIRROJA ETERNA

 

 

Nombre: Julie Anne Smith

Nacimiento: 3 de diciembre de 1960 en Fayetteville (Carolina del Norte)

Estado civil: Casada desde 2003 con el director de cine Bart Freundlich con el que tiene dos hijos.

Profesión: agente federal, hacker, presidenta de Panem, actriz porno, enfermera, ama de casa, gobernadora de Alaska, etc.

Situación actual: Nominada al Oscar por quinta vez por Still Alice. Se le escapó la estatuilla dorada por Boogie Nights, El fin del romance, Las horas y Lejos del cielo.

La vida a veces puede ser muy injusta. Las declaraciones a la renta casi nunca salen a devolver, cada vez que limpiamos el coche siempre llueve y Julianne Moore aún no tiene un Oscar. Bromas aparte, éste parece el año de la pelirroja, ya que la noche del 27 de febrero la actriz de Carolina del Norte tiene todas las papeletas para conseguir uno de los únicos grandes premios que se le resisten. Parece complicado que cuando Matthew MacConaughey pronuncie con su acento tejano  “And the Oscar goes to…”dicha frase no termine con …”Julianne Moore”.  Y es que aunque este año el nivel de las nominadas es estratosférico (Rosamund Pike y Felicity Jones también están de Oscar), en el sobre de la ganadora no puede haber otro nombre que la actriz de Magnolia.

No en vano, la actriz ya ha ganado en algunos de los festivales más importantes del mundo entre ellos, en la reciente edición de Cannes del año pasado por Maps to the stars. Ya por Lejos del Cielo recibió una Copa Volpi por interpretar a Cathy Whitaker, ama de casa de la década de los 50 y un papel similar al que realizó ese mismo año en Las Horas, donde la lectura de Mrs Dalloway cambiaba su concepción del mundo . Fue un año que estuvo nominada a los premios de la Academia por los dos papeles pero… ¡no se llevó ninguno! (llenen este espacio con abucheos o llantos, lo que me prefieran).

Más fortuna tuvo como hemos mencionado, en el pasado 2014,  donde el jurado presidido por Jane Campion recompensó al personaje de la estrella en declive Havanna, juguete roto del star system que interpreta Julianne con brillantez en Maps to the Stars de Cronenberg.

Una interpretación que bien también hubiera merecido entrar en la temporada de galardones, sino fuera porque aún tenía otro aún mas impactante: Dicho personaje era Alice, una profesora burgesa de mediada edad que se le diagnostica una de las enfermedades mas inhumanas que existen: El Alzheimer.

Su Alice es un personaje que se va diluyendo ante nuestros ojos como un terrón de azúcar en el café. Y lo hace de una forma pasmosa. Su personaje nunca cae en la histeria, ni en el llanto. Julianne únicamente abraza a su personaje con las herramientas de la sutileza y verosimiltud atroz, capaz de soportar secuencias enteras filmadas únicamente a través de un primer plano de ella. A Cualquier otra se le verían las costuras. Pero Moore demuestra una cantidad de matices en cada gesto, que le dan alas para soportar todo el peso de un film en el que casi todo recae sobre su acting. Y funciona como un reloj suizo.

Julie Anne Smith,( que así es el verdadero nombre de la intérpretre) tiene una extensa filmografía que abarca las últimas dos decadas. Sus primeros papeles fueron en el cine independiente junto a otro director que empezaba (ese Poison de Todd Haynes con el que Siempre Alice comparte mas de un punto en común) y, poco a poco, sus roles secundarios fueron entrando en nuestros hogares como la enfermera de El fugitivo, la pareja de Hugh Grant en Nueve meses y, sobre todo, la intrépida ex- mujer de Ian Malcolm en El mundo perdido, personaje muy similar al de la activista que daría vida después en Hijos de los Hombres , aquí la ex del rol del protagonista Clive Owen.

Moore ha estado en todos los géneros y productos. Del santa sáctorum de la comedia Coeniana en El gran Leboswki, pasando por la presidenta Alma Coin en el megablockbuster Los Juegos del Hambre: Sinsajo, sus incursiones en el mundo de P.T. Anderson (Boogie Nigths y Magnolia), el thiller (Non Stop) o la acción (Asesinos, donde se metía en medio del duelo Banderas/Stallone con una hacker felina magnética a más no poder). Ahora, medio siglo después, está mas en plena forma que nunca. Así que parece muy improbable que esa noche en la ceremonia presentada por Neil Patrick Harris, Matt no pronuncie otro nombre que no sea el suyo. Y aún en el caso hipotético que no lo haga….¿Cuántas pelirojas en el mundo del cine serán nunca tan eternas como ella?

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *