JESSICA CHASTAIN: MUCHO MAS QUE LA PELIRROJA DE HOLLYWOOD

ANTES DEL ESTRELLATO

En una entrevista realizada por Telegraph, la actriz californiana de la que vamos a hablar hoy declaró lo siguiente: «La mayoría de las mujeres de mi familia empezaron a tener hijos cuando eran adolescentes, yo también fui la primera en no hacerlo (..). Todos en mi familia tienen una vida hermosa, maravillosa y niños increíbles, pero sólo sabía que quería hacer otra cosa, y eso siempre me empujó hacia adelante (…)». Y es que Jessica Chastain es de esas actrices que parece tener muy claras dos cosas: una, que quería dedicarse al mundo de la actuación desde edad muy temprana (los 7 años según cuenta ella mismo en el citado tabloide aunque tardó algo más en aceptar su destino); y en segundo lugar, que ella siempre ha querido ser una mujer independiente (aunque nunca ha rechazado formar una familia) y por eso, siempre que puede, usa su voz para defender el rol de las mujeres en esta sociedad ( y sobre todo Hollywood) aún muy machista.

La verdad es que la vida de Chastain hasta lograr el estrellato ha sido bastante complicada (como suele ser habitual). De hecho, ella contó en Entertaiment Weekly que su etapa universitaria en Sacramento (fue la primera de su familia en entrar en ella) fueron años complejos: “Dejé la escuela secundaria. No trabajaba duro. Yo era un estudiante terrible. Finalmente obtuve mi diploma de adulto, pero no me gradué. Y no fue que simplemente me retiré y nunca volví, al final del año tenía demasiadas ausencias para graduarme «. Y es que, según cuenta Chastain, en la Revista Glamour, ella «pasaba por los pasillos de la escuela sintiéndose sola y no como si yo encajara hasta que encontré amigos y su confianza en la clase de teatro”.

Ese fue el principio del camino de la Jessica Chastain actriz que pasó de Sacramento City College a la prestigiosa Juilliard School de Nueva York. Y lo hizo gracias a un padrino de excepción: Robin Williams. Tal y como se contó en un artículo en The Guardian, Wiliams pagó la beca a Chastain y ella se lo agradeció, aunque no se conocieron en persona. De hecho, fue gracias al contrato que firmó con el productor John Wells cuando Chastain empezó a trabajar en el último año de carrera en episodios de series de Tv como Veronica Mars o uno de los Spin Off de Ley y Orden. No obstante, no fue hasta la treintena que empezó a codearse con grandes estrellas de Hollywood en dos de sus primeros films conocidos por el gran público: Salomé, con la que compartió cast con Al Pacino, y, sobretodo, coprotagonizando El árbol de la vida, con Brad Pitt, y ayudada por la excepcional campaña que rodeó a esta película, bastante inusual en este tipo de producciones.

DE MALICK A LA NOCHE MAS OSCURA

La cinta de Malick fue el primer rol reconocible de la actriz. Pero el caso es que Jessica Chastain ha sido un nombre común en el mundo de Hollywood, pero que no está asociada a ningún gran papel popular. Su primera nominación al Óscar a mejor actriz lo consiguió en 2012 gracias al sleeper Criadas y señoras (compartiendo cast con Bryce Dallas Howard, actriz con la que aún muchos la confunden) y, poco a poco, fue ganando reconocimiento con un cine de corte independiente y alejado de los megablockbusters de Hollywood. Sus papeles en cintas como Coriolanus, Take Shelter o Lawless así lo atestiguan. Entre estos papeles, hay que destacar uno de sus primeros protagonistas y la que le consiguió su segunda nominación al Óscar: su rol de Mia, protagonista absoluta de La Noche mas Oscura, de Katheryn Bigelow sobre la caza de Osama Bin Laden, con una interpretación sutil, contenida y a la vez fuerte y magnética que aún se recuerda. Una carrera meteórica en pocos años (de 2011 a 2015 fue nominada 2 veces a la estatuilla) y que Chastain agradecía en declaraciones a la revista Glamour que le hubiera llegado en la época mas amueblada de su vida: «Si hubiera tenido 19 y la atención que tengo ahora, hubiera sido un auténtico desastre. Cenas carísimas y gente sirviéndote champán… Todas las cosas que criticamos a los que tienen 19 años, yo las hubiera hecho. Es una edad en la que se supone que hay que cometer errores, no con más edad. El problema es que ahora todo se publica en internet. Me alegro de haber tenido tiempo de descubrir quién soy en privado».

LA CHASTAIN DE LOS BLOCKBUSTERS

Aunque no lo parezca, Jessica Chastain ha salido en varias de las cintas más populares y taquilleras de los últimos años. Pero el hecho es de que en el momento de escribir estas líneas (24 de marzo de 2021) aún no ha hallado ese rol que le identifique con el público. No en vano, ella ha salido en films como Interstellar interpretando la versión adulta de la hija de Cooper o la capitana encargada de rescatar a Matt Damon en The Martian pero en lo que se refiera a cintas palomiteras, ella no suele ser el centro de atención, aunque brille en dichos papeles. Quizá la excepción en ese sentido lo tendríamos en dos películas: la primera seria seria Molly’s game, que si bien es el debut de Aaron Sorkin, tampoco podemos decir que fuera una cinta rompe taquillas, a pesar de lo jugoso de su temática. En ella, Chastain encarna con un talento inigualable a Molly Bloom, una mujer real que se convirtió en el objetivo de una investigación del FBI sobre el imperio off the record del póker y que publicó un bestseller con todos los trapicheos. Y el otro gran papel hasta la fecha seria el de It: parte 2, liderando el reparto coral de los ya adultos niños de Hawkins de la mano de los hermanos Muschetti en la producción y en el guion. Y es que Chastain ya había trabajado con los hermanos en Mamá, cinta de terror psicológico con Nikolaj Coster Waldau, donde Chastain interpretaba a una joven gótica, que según, declaró la propia actriz, se inspiró en la cantante Alice Glass para el personaje.

CHASTAIN COMO MARCA SOCIAL

Vamos a dejar este último apartado para la Jessica Chastain mas “celebridad” en el mejor sentido. Porque podríamos hablar más de su vida personal, pero creemos que es mejor hablar de aspectos mas útiles como son sus acciones sociales que son de dominio público. Y es que Chastain es una de las actrices actuales que más usa su influencia en Hollywood como prescriptora e intentar cambiar las cosas. Sin ir mas lejos, en 2015, publicó una columna de opinión sobre la desigualdad de género en la industria para un artículo de The Hollywood Reporter que hizo mucho ruido mediático. Y es que su defensa de la igualdad entre géneros la ha convertido en una de las voces mas importantes para luchar contra el machismo, hecho que en múltiples ocasiones (cuando es entrevistada por los medios en shows como El Hormiguero o El Show de Graham Norton o a través de sus redes sociales) pone de manifiesto.

Muestra de ello, dejaremos algunos ejemplos: en 2016, se convirtió en consejera de la organización We Do It Together, dedicada a la producción de films y programas de televisión para promover el empoderamiento de las mujeres y, un año después, Chastain participó junto a varias celebrities de Hollywood en una producción teatral de Monólogos de los niños, en la que interpretó un monólogo como una niña de trece años que fue violada por su tío. Los beneficios recaudados de ese evento fueron para Dramatic Need, una organización benéfica que ayuda a niños ugandeses y sudafricanos con pocos recursos a seguir una carrera en el mundo artístico. Y es que la lucha de la desigualdad de las mujeres es solo la punta del iceberg de su conciencia social. Ella está muy involucrada en la asociación To Write Love on Her Arms, organización que, según ella misma declaró en Glamour, descubrió tras la muerte de su mentor Robin Williams y que lucha por prevenir la depresión, el bullying y el suicidio.

SU FUTURO

Su futuro inmediato pasa por reencontrarse con Oscar Isaac (con quien coprotagonizó A Most Violent Year) en la miniserie Escenas de un Matrimonio en la HBO y tiene varias cintas en espera de ser estrenadas, distribuidas o rodadas, y no por culpa de la pandemia, como 355, cinta de espionaje con Sebastian Stan, Penélope Cruz o Lupita Nyong’o, que no llegará hasta 2022 a los cines. Y mientras esperamos verla de nuevo en la gran o pequeña pantalla (lo que dicte la dicotomía salas/streaming), quiero cerrar el artículo con estas declaraciones a Glamour para entender porque hace lo que hace: «Para mí, actuar es un ejercicio de empatía, intento vivir en el cuerpo de otra persona: con sus sueños, deseos, preocupaciones, con su corazón. Sus amores y penas. Me ayuda a ser menos prejuiciosa y más compasiva. Es como ir al colegio para aprender a conocer a otras personas. En realidad, estamos todos conectados.»

JOAN BOTER.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *