JACKIE: CONFESIONES DE UNA PRIMERA DAMA

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

jack

Nos llega la primera película hablada en inglés, “la aventura americana” de Pablo Larraín, Jackie, en la que se atreve a abordar uno de los personajes políticos más icónicos de la cultura norteamericana del siglo XX, el presidente Kennedy, desde una óptica distinta: El de la Primera Dama, Jackie. Una mujer a través de los ojos de la cuál veremos pasar el sufrimiento por enterrar a un marido, los pensamientos al quedarse viuda a cargo de dos hijos pequeños, sus intentos por velar su memoria y lograr que su figura sea tan recordada en la Historia como la del Presidente Lincoln, entre muchas otras confesiones íntimas, que hace a un periodista (Billy Cudrup), que la entrevistará una semana más tarde del fatídico atentado de Dallas, y a un Padre (último y memorable rol de John Hurt antes de su muerte) que la confesará antes de que su marido sea enterrado. Prensa e Iglesia confesando a una Primera Dama, realmente interesante.

Natalie Portman pone tics, piel y voz a esta Primera Dama y lo hace desde el respeto, la humildad y la entrega por lo que la actriz israelí desaparece ante nuestros ojos para ver sólo a Jackie, una mujer fuerte y vulnerable, decidida y orgullosa, temperamental y sufridora, con todas las luces y sombras que arrastra viviendo sus últimas horas en La Casa Blanca, en un Camelot que se ha desvanecido de un plumazo -esos recorridos por una Casa Blanca semi fantasmal y vacía-. No es de extrañar pues, su merecida nominación al Oscar -recordemos que ya tiene una estatuilla por Cisne Negro, de Darren Aronofsky-.

Larraín se atreve a romper en Jackie el tradicional biopic y hacer un “confesiones de una primera dama”, con esto no estoy diciendo que se trate de un telefilm, sino más bien es un drama íntimo que se erige como un estudio sobre la pérdida, el dolor, la preservación de la memoria y la instauración de una leyenda perdurable en el inconsciente colectivo de muchas generaciones posteriores. A pesar de algún subrayado un tanto innecesario y repetitivo, pienso que es una película mucho más recomendable y merecedora de estar nominada en más categorías -sólo lo está en tres- para los próximos Oscars.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *