HALLOWEEN: MIKE MYERS Y NUESTRO LADO OSCURO

Halloween, de David Gordon Green, digan lo que digan es una digna secuela de La noche de Halloween, de John Carpenter que, en 1978 se convirtió en uno de los clásicos del género de terror, por su sabia combinación entre drama juvenil, humor y asesinatos múltiples, fue el slasher que influyó enormemente en otras películas de psychokillers posteriores, no nos olvidemos que films de los 90’s, tales como la saga Scream y Sé lo que hicisteis el último verano beben de las fuentes del Halloween de Carpenter.

No era de extrañar que tras varias secuelas más o menos acertadas, como la de Halloween 20 o la que realizó Rob Zombie, por citar dos de las más representativas, se decidiera hacer una nueva película recogiendo el testigo de lo que sucedió en La noche de Halloween 40 años más tarde. Mike Myers lleva 40 años en prisión y, en un traslado en un furgón de la cárcel, consigue escaparse. No cabe decir que volverá a la localidad de Haddonfield a cometer de nuevo, múltiples asesinatos. Pero, en esta ocasión, Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) está más preparada que nunca para hacer frente a su amenaza.

Aunque al film le cuesta un poco de arrancar -y en su parte incial, sólo hay momentos de amenazas más o menos latentes- desde el instante en que Myers empieza a sembrar la ciudad de sangre y cadáveres, progresivamente la película se pone cada vez más tensa e interesante. He de confesaros que me lo paso muy bien pasándolo mal en este tipo de películas y en este nuevo Halloween no ha sido una excepción, ni mucho menos. En tensión estuve casi todo el metraje y con el corazón en un puño. La nostalgia de volver a ver a una expeditiva Jamie Lee Curtis en acción, muy bien acompañada por Judy Greer (su hija en la ficción) y Andi Matichak (su nieta en el film) en una secuencia antológica de “poder femenino intergeneracional”, ya por si sola justifica su visionado en una sala de cine.

En Sitges ha sido, en general, muy bien acogida, por ser una cinta esperadísima y, por lo general, no ha defraudado. Aunque quizás los puristas de la obra original la encuentren tan descafeinada como innecesaria. Desde aquí, rompo una lanza a favor de ella, pues para mí, junto a Assessination Nation es uno de los títulos que justifican esta edición del festival y pienso que es uno de los buenos slasher de estos últimos tiempos. Y dejo una pregunta en el aire de las posibles causas de la fascinación ante esta saga de películas: ¿Mike Myers no podemos serlo todos cuándo se nos desata el lado más oscuro? Creo que es una pregunta un tanto retórica, ¿verdad?

Además de esta nueva versión, en Sitges hemos podido volver a recuperar o ver por primera vez, La Noche de Halloween en la pantalla grande de Cines Prado, precisamente el mismo día en que su mítico director ha ofrecido en directo un concierto que quedará como recuerdo imborrable de todos los sitgeros que han tenido la oportunidad de gozarlo la tarde del domingo 13 de octubre, broche de oro musical de esta 51ª edición.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *